Alfabetismo digital vs la interesada cizaña informativa en la red

Alfabetismo digital vs la interesada cizaña informativa en la red

Todos hemos entrado a la Internet, y sobre todo en redes sociales nos encontramos con recuadros que anuncian noticias extrañas sobre eventos actuales o personajes clave de la vida social o política del momento. Generalmente las notas que se exhiben son un poco escandalosas. Eso debería ser un indicio para dudar de la misma; sin embargo, es común ir a los comentarios de la nota y encontrarnos con opiniones de apoyo o de rechazo al contenido de la misma en un tono que hace suponer que la persona que publicó dichos comentarios cree efectivamente en la veracidad de la noticia. Es decir, se evidencia que mucha gente dio por buena la noticia exhibida y obra en consecuencia. Para personas con un poco de sentido crítico puede ser obvio que se trata de una noticia falsa que la hace a un lado sin más consideración. El hallazgo es que hay una parte de la población que es fácil presa de la manipulación de quienes disfrazan notas en la internet; es decir, que un sector importante de los usuarios de la red cuenta con pocos filtros críticos.

Las empresas que se dedican a los negocios con o de la red, estudiando e incluso midiendo el impacto que pueden ejercer las notas de este tipo, pueden ofrecer sus servicios a actores interesados en filtrar opiniones, visiones o narrativas que impacten en el comportamiento electoral, comercial o social de estos. Ante una contienda electoral en puerta bien pueden influir en un porcentaje de electores para hacerles creer que cierto político es grandioso o es un peligro. Mercenarios de la información. Se coloca una semilla o cizaña informativa y es cosa de esperar que las redes hagan lo propio: que reproduzcan, compartan y extiendan la cizaña hasta hacerse, en algunos casos, viral. Por ello es muy importante que los usuarios adquieran una serie de habilidades y sentido crítico para saber en qué momento se está andando en piso de verdad o se consumen apariencias. Ahora bien, asumamos que el consumidor no es un sujeto neutro que busca la verdad, algunas noticias (aun cuando sabe que son falsas) las reproduce o retransmite porque están acorde a sus intereses o sesgos ideológicos. Por ello, la infección de las redes con mentiras cuenta con la complicidad activa de una parte de los usuarios. Quienes hacen eso, no siempre son cándidos usuarios víctimas del engaño; puede tratarse también de interesados en la extensión del dolo.

Pero una manera de evitar un poco el efecto negativo de la proliferación de cizañas informativas es previniendo a los lectores de las mismas, y una forma es invitándolos a confiar de las firmas autorizadas, como ciertas empresas con garantía probada de probidad. Las empresas de información de reconocida seriedad deben hacer campañas de prevención contra la cizaña. Las cuales, en ciertas ocasiones pueden hacer uso de dinero para impulsar las notas interesadas. Aprender a distinguir la verdad de la mentira es parte del necesario alfabetismo digital que todos los usuarios de las redes necesitamos, y poder separar la cizaña del trigo bueno.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ