“La generación perdida”

“La generación perdida”

■ Miscelánea

En redes sociales corre una imagen con la leyenda “La generación perdida”. Aparecen catorce fotografías de ex gobernadores, de igual número de entidades de nuestro país y con un breve historial de los desvíos económicos del erario público durante su nefasta gestión. Miguel Alonso aparece detrás de Javier y Cesar Duarte, acompañado de Rodrigo Medina, Ángel Aguirre, Rubén Moreira, Fausto Vallejo, Roberto Borge y otros. ¡Pura delincuencia de cuello blanco!

En el caso de Miguel Alonso hay referencias de un desfalco por más de ¡cuatro mil millones de pesos! De Javier Duarte ya  ni se diga.

El recuento de: “La generación perdida”, la casa blanca de Peña Nieto y la casa del ahora secretario de Relaciones Exteriores, el caso Odebrecht (corruptor para la obtención de jugosos contratos de obra) y la vinculación con Felipe Calderón y otros políticos priistas, el caso Yarrington, la liberación de Raúl Salinas y el cínico e impune enriquecimiento de tal familia, los desaparecidos de Ayotzinapa, los ejecutados de Tanhuato, los miles de muertos a lo largo y ancho del territorio nacional por la Guerra de Felipe Calderón y más tropelías de la generación perdida, corruptora y corrupta, inevitablemente me hicieron releer la obra “El hombre mediocre” de José Ingenieros. Advierte:

“En ciertos períodos la nación se aduerme dentro del país. El organismo vegeta; el espíritu se amodorra. Los apetitos acosan a los ideales… Ningún clamor de pueblo se percibe;…En cada comarca, una facción de vividores detenta los engranajes del mecanismo oficial… Son gavillas y se titulan partidos. Intentan disfrazar con ideas su monopolio del Estado. Son bandoleros que buscan la encrucijada más impune para expoliar a la sociedad”.

Sigue diciendo: “La obsesión de acumular tesoros materiales, o el torpe afán de usufructuarlos en la holganza, borra del espíritu colectivo todo rastro de ensueño… El nivel de los gobernantes desciende hasta marcar el cero; la mediocracia  es una confabulación de los ceros contra las unidades… Los políticos sin ideal marcan el cero absoluto en el termómetro de la historia.”

“Las jornadas electorales conviértense en burdos enjuagues de mercenarios o en pugilatos de aventureros. Su justificación está a cargo de electores inocentes, que van a la parodia como a una fiesta”

“Los deshonestos son legión; asaltan el parlamento para entregarse a especulaciones lucrativas,… pagan con destinos y dádivas oficiales a sus electores, comercian su influencia para obtener concesiones en favor de su clientela.”

“Hay casos aislados de ingenio y de carácter, soñadores de algún apostolado o representantes de anhelos indomables; si el tiempo no los domestica, ellos sirven a los demás, justificándolos con su presencia, aquilatándolos”

Todo eso dijo hace más de cien años José Ingenieros. Cualquier parecido con la actual vida política en México no es coincidencia,  es la realidad.

SEGURIDAD PÚBLICA: Sin entendimiento y sin proyecto.

Hace días tuve la oportunidad de escuchar por televisión las pretendidas justificaciones del General que cobra como Secretario de Seguridad Pública del Estado, respecto de los últimos acontecimientos ya cotidianos de colocación de cadáveres de hombres y mujeres desmembrados, envueltos en bolsas de plástico o hieleras.

Fue insistente en transmitir su culpa a los cuerpos de seguridad de los municipios, principalmente al de la capital. Cuestionaba el entrevistador sobre el trabajo de la Secretaría a su cargo y él regresaba al comentario para criticar la ausencia de los municipales.

En diversas colaboraciones he señalado la torpeza de pretender involucrar a las policías de los municipios en la ingrata tarea de combatir a la delincuencia organizada. Reitero mis argumentos en la esperanza que toquen las fibras del razonamiento de quienes hoy están a cargo de la seguridad pública del estado:

Los que integran delincuencia organizada, son capacitados para tan despreciable tarea y buena parte de ellos son desertores de cuerpos de seguridad y hasta del ejército. Recuérdese que  los fundadores de los zetas surgieron de un grupo de élite del Ejército Mexicano capacitados  en la “Escuela de las Américas” dependiente del Comando Norte en los Estados Unidos y que el armamento que los grupos delincuenciales tienen, proviene del propio gobierno de Norteamérica (operación rápido y furioso).

Los elementos que ingresan a seguridad pública municipales, son reclutados mediante convocatorias abiertas a desempleados (albañiles, peones agricultores o estudiantes carentes de vocación policiaca, que acuden más por necesidad que por hacer una carrera en la corporación. Vale señalar que la “prueba” del polígrafo que hoy tanto se usa supuestamente como detector de mentiras y que tal vez sirva sólo como instrumento mediático, estuvo prohibido en la práctica judicial en México al  no tener utilidad alguna.

En tanto que la delincuencia organizada trabaja en la clandestinidad y sus operativos tienen la sorpresa como característica, los policías son totalmente vulnerables en su entorno: Su identidad, su esposa y sus hijos son conocidos y ubicados. Prácticamente expuestos.

Arriesgarlos en tan ingrata tarea contra delincuencia organizada es además de torpe, infame. Y el general por su experiencia lo debe saber. El cumplimiento a los Bandos municipales es la tarea de los preventivos de los municipios. No otro. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ