‘The Founder’: la insaciable hambre de poder

‘The Founder’: la insaciable hambre de poder

La Gualdra 289 / Cine

En el género de las biopics (o películas biográficas) existe la constante necesidad de que el personaje real en el cual se basa la historia sea un reflejo de su trabajo, sus ideales y la manera en la que éstos repercutieron en la sociedad, sin importar la época en la cual se desarrolle.

En este caso, conocemos a fondo a Ray Kroc (interpretado con malicia e ingenio por Michael Keaton), el hombre que convirtió a la empresa de comida rápida McDonald’s s en el emporio de franquicias que actualmente alimenta al 1% de la población mundial.

Y es que lejos de vanagloriar a la empresa (razón por la que algunas personas tal vez descarten verla), la cinta es un análisis a profundidad del ideal norteamericano del self made man, y de cómo su personaje principal se muestra decayendo de manera progresiva hacia el abismo de la ambición y el hambre del éxito absoluto.

Al comenzar la cinta vemos viajar a Kroc a través de carreteras y establecimientos de comida, parando en cada uno de estos locales con el objetivo de vender batidoras para malteadas, y siendo rechazado en cada uno de ellos.

En su persistente esfuerzo por salir de la mediocridad, Kroc convence a Richard y Mac McDonald (los verdaderos fundadores de la empresa) de volverse su socio para viajar por todo el país y comenzar a establecer franquicias en diferentes estados, pues el método de cocina implementado por ambos hermanos (cuyo mayor atractivo es servir una hamburguesa en 30 segundos, no minutos) es de verdad envidiable.

Lo que ambos hermanos no saben es que en las décadas posteriores lo único que tendrán en común con dicha empresa será el nombre, pues históricamente Kroc se aseguró de comprar y volverse el dueño de las propiedades en las que se construía cada una de estas sucursales, y que como resultado se volvieron legalmente suyas.

Con su más reciente cinta, el realizador John Lee Hancock (The Blind Side, Saving Mr. Banks) se aleja por completo de la visión moralmente correcta que se establecía en sus más recientes cintas, y aquí aterriza dentro de un enorme claroscuro, que gracias a la poderosa actuación de Keaton da como resultado un personaje despreciable y encantador por partes iguales.

La cinta, lejos de ser una versión amigable de la historia, jamás entierra el lado oscuro de sus personajes, y cuál fue la parte que tomó cada uno de ellos en el asunto. En ese sentido tiene más semejanza con cintas tales como The Social Network (2010) o The Wolf of Wall Street (2013), donde sus realizadores exponen la mala actitud de los protagonistas al obtener el poder, pero sin terminar de condenarlos por ello.

A lo largo de la película, Hancock nos da pistas de cuál puede ser el único resultado ante tal ambición. En cada uno de los discursos de ventas de Kroc hay un inquietante poder de convencimiento ante todo lo que nos dice, pero que cobijado bajo la sombra de la duda nos hace sentir que sea cual sea el negocio que se lleve a cabo, nunca podremos confiar en nadie.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ