Los padecimientos de México solo retrocederán con una regeneración total de las instituciones

Los padecimientos de México solo retrocederán con una regeneración total de las instituciones

México y los mexicanos vivimos tiempos difíciles, en medio de una crisis política creciente atravesada por violencia, corrupción e impunidad, con atropello de los derechos humanos y cancelación de derechos civiles y ciudadanos. La sociedad ha perdido toda confianza en las principales instituciones públicas y privadas. El sistema político vigente, en crisis, ha dejado de representar los intereses y anhelos del pueblo. La conducción política de la nación, la de las más altas responsabilidades, ha claudicado a su compromiso de velar por “el bien y la prosperidad de la Unión”, al instrumentar políticas que hunden al pueblo y al país en el estancamiento económico, la pobreza y una desocupación crecientes, violencia sin control y el dominio de territorios cada vez más extensos por parte de la delincuencia. Mandos superiores del Estado con responsabilidades relevantes, pero sin autoridad moral ni respaldo popular, temerosos frente al reclamo social, atropellan principios y normas y sólo encuentran en la represión y la violencia los caminos que les quiten de encima los problemas. Pierden de vista que la fortaleza de un gobernante no está en su capacidad de utilizar las fuerzas represivas del Estado, sino en la autoridad moral que haya ganado por el cumplimiento de sus compromisos públicos y por cumplir y hacer cumplir la ley.

La violencia que azota al territorio nacional todos los días y en gran escala, tiene raíces estructurales que son consecuencia del desmantelamiento y la corrupción del Estado. Los derechos humanos, en todas sus dimensiones, son violados cotidianamente dejando una secuela de víctimas a lo largo y ancho del territorio nacional, por muerte, depredación, despojo o expulsión. El narcotráfico y la ilegalidad han echado raíces: las mafias han ocupado los vacíos que dejaron las instituciones del Estado. Ocupan a jóvenes en las ciudades y el campo quienes sin acceso a la educación ni al empleo, y a los códigos de pertenencia, prestigio social y autoestima, no son aportados por la cultura, el deporte o el trabajo, sino por la subcultura del crimen organizado que he hecho brotar un nivel de barbarie que no habíamos visto hasta ahora.

El informe más reciente de la CNDH, informa que se reportaron 855 fosas ilegales en el país en los últimos 10 años y de donde fueron exhumados un total de mil 548 cadáveres, mientras que los desaparecidos llegan a 30 mil. Zacatecas es el cuarto estado del país con 83 fosas clandestinas localizadas en el mismo lapso, tan sólo por debajo de Guerrero, Nuevo León y Veracruz. El informe de la CNDH asegura que los resultados obtenidos permitieron “confirmar que el problema de las desapariciones subsiste en el país como consecuencia, entre otros factores, de la falta de procuración de justicia pronta y expedita, que lejos de producir investigaciones eficaces y sustentables para la localización de las víctimas y el ejercicio de la acción penal en contra de los responsables, en la mayoría de los casos sitúa a los agraviados y a sus familias en estado de abandono, revictimizándolos al hacerles nugatorios sus derechos”.

Como se ve, la superación de la inseguridad y la violencia sólo ocurrirá cuando el pueblo mexicano se decida a elegir autoridades dispuestas y capacitadas para iniciar la regeneración de todas las instituciones estatales.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ