Estrategias museológicas: el Museo Zuiderzee en Holanda

Estrategias museológicas: el Museo Zuiderzee en Holanda

La Gualdra 288 / Arte / El Templo de las Musas

Actualmente uno de los países que está a la vanguardia en cuanto a nuevas tendencias museológicas es Holanda. Museos y otras instituciones han marcado un nuevo rumbo en las distintas prácticas vinculadas con la museología, con la intención de generar experiencias atractivas en sus visitantes.

Un ejemplo de lo anterior es lo que se hizo entre 2012 y 2013 en el Museo Zuiderzee o Museo del Mar del Sur liderado en aquel momento por Erik Schilp, museólogo especialista en innovación y estrategia.

Cabe anotar que Schilp, originario de Sidney, Australia, ha estado involucrado en proyectos que vinculan a la comunidad y a la sociedad en su conjunto. Inició su carrera en Londres como jefe de marketing de la consultoría estadounidense Strategic Decisions Group y a la par comenzó a reestructurar distintas compañías culturales relacionadas con la industria del teatro y el cine. Actualmente además de asesorar proyectos para el Museo Van Gogh y otros museos holandeses e ingleses, también dirige una plataforma virtual en la que se exhiben a los representantes de la plástica holandesa contemporánea llamada De Gulle Ekster.

Regresando al Museo del Mar del Sur, la innovadora propuesta creada por Schilp y su equipo estuvo estrechamente vinculada con aspectos antropológicos, ya que se dividió a este monumental espacio en Museo interior y Museo exterior.

En la parte dedicada al museo al aire libre se puede ver la vida de los holandeses que habitaron aquel territorio hace más de cien años. Durante el recorrido el visitante puede admirar ciento cuarenta viviendas, tiendas, edificios y talleres de trabajo, así como a personas caracterizadas que llevan a cabo distintas tareas. Se pueden conocer los oficios de antaño a través de los talleres de velas, cordelería, cestería, herrería, entre otros. Incluso el público puede descubrir los juegos infantiles de época ya que durante su recorrido por las calles se topan con pequeños ataviados que juegan en las banquetas. Cabe anotar que el museo al aire libre debido al hostil invierno holandés abre sus puertas sólo de abril a octubre.

En cuanto al museo interior se exhiben distintas muestras divididas en pabellones en los que se pueden ver los barcos antiguos, fotografías, trajes regionales y diseño. Sus acervos recuperan la importancia de la vida cotidiana, ya sea en obras pictóricas de marinas, paisajes o retratos; así como en objetos que recuerdan la cultura material del siglo XIX e inicios del XX. Sobresalen también objetos de la famosa cerámica azul de Delft, así como suecos de distintos modelos y épocas, mobiliario, mapas y medios de transporte marítimos.

Holanda es el único país en el mundo que desde el siglo XVI ha construido diques por debajo del nivel del mar, que le han servido para expander su territorio. Esta tradición continuó en el siglo XX después de que finalizara la Segunda Guerra Mundial y que ciudades como Rotterdam quedaran devastadas. La década de 1940 marcó una coyuntura en cuanto a la manera de proteger el patrimonio cultural material e inmaterial de los países europeos, de ahí que en 1945 nació UNESCO. Por ello, al igual que otras naciones, en la época de la postguerra los Países Bajos procuraron reconstruir no sólo sus ciudades, sino también fortalecer sus tradiciones, cultura e historia. De ahí que nació el Museo del Mar del Sur en 1948, con el propósito de recordar la cultura pesquera, así como la vida campirana.

A partir de esa época comenzó a construirse ex profeso villas y una pequeña ciudad con la intención convertirla en un museo al aire libre; principalmente en la década de 1960 este espacio vivió varias transformaciones que en ocasiones llevaron a los directivos a cerrarlo; sin embargo, volvió a recuperar su objetivo con el nuevo milenio, convirtiéndose en uno de los espacios museísticos más grandes del mundo.

Con la última reestructuración de este museo, en la que el visitante de cualquier nación puede sentirse como un holandés del siglo XIX, se idearon nuevas estrategias para atraer al público tales como una excelente página web, actividades dirigidas a los niños, espacios para llevar a cabo fiestas y bodas, restaurantes y tiendas, entre otras cosas. Rompiendo así el mito del museo-templo y convirtiéndolo en un espacio de esparcimiento y experiencias.

Ahora los museos son espacios en los que se construye permanentemente un diálogo con sus públicos. Quienes trabajamos en museos, debemos buscar estrategias que generen puentes de comunicación entre pasado y presente, tal como si los museos fueran portales del tiempo que llevan y traen a sus públicos de una época a otra, mostrando su riqueza cultural.

 

*Curadora.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ