Loco Terry Gilliam

Loco Terry Gilliam
Portada del libro Gilliamismos: Memorias prepóstumas ■ foto: La Jornada Zacatecas

Se trata de un loco. Y como tal es que debemos leerlo. No sé si sea la expresión correcta. Quizás cabría alterar la semántica de la sintaxis y aclarar que a un loco así no se le lee sino que se le imagina. Porque de entrada es lo que él nos propone. Como Quijote su mundo tiene mucho de extraordinario y poco, realmente muy poco, de ordinario. Hay un punto extra que hace de este libro una delicia editorial que pone en nuestras manos ediciones Malpaso: la primera persona en que está narrado todo el libro. No es lo mismo cuando una segunda persona se acerca a personalidades así y los examina bajo la lupa del microscopio lo mismo que si se examinara una cucaracha luego de atraparla y dejarla vivir unos cuantos segundos dentro de un frasco de miel.

Todo Terry Gilliam es una extensión de lo que su propia imaginación ha hecho con él. Y este libro es buen motivo para acercarnos a los complejos mecanismos de uno de los directores cinematográficos cuya obra representa siempre un paso más delante de lo que alcanzamos a nombrar como una producción importante. Me parece que Terry es de esos tipos que se lanzan siempre por más sin importarles mucho lo que digan los demás. Es un libro para admiradores. Pero también es un libro para quien no tenga idea de quién se trata. La portada del libro basta para atrapar a cualquier lector incauto. Y si ese lector lo abre, lo hojea en la librería, se encontrará con un hermoso diseño, de esos que conviene tener en la mesa de centro de la sala para presumir con los amigos, para afirma “mira, quizás no conozco todas sus películas, pero este libro es casi una extensión de sus pensamientos”.

Desde la infancia. Es desde donde arranca el libro. Pero a diferencia de tantos y tantos que hablan de su infancia y nos cuentan una historia de lo más ñoña que parece repetir los mismos patrones con todo y marca de pañales y de biberón incluidos, Terry sabe que una infancia bien contada incluye emoción, riesgos, culpas e imágenes brutales para un niño que si bien crece dentro de una familia “normal” no está exento de cambiar de lugar de residencia, con todo lo que esto significa.

Por supuesto que nos habla de los procesos de sus distintas películas, las cuales, además, ilustra con un extraordinario material fotográfico. Es así como poco a poco nos metemos en la mente de un loco, pero a la vez un genio (lo dice quien gusta de su cine). También nos permite rastrear sus principales influencias, algo que es ocioso, pero que igual sirve para los que se encuentren haciendo un trabajo de investigación acerca de su obra.

Podríamos dar más referencias acerca de lo que como lectores encontrarán en un libro tan hermoso como éste, no obstante, me gustaría que la curiosidad sea la que mate al gato, que hagan lo imposible por hacerse de él y que como segundo paso puedan revisitar la cinematografía de uno de los grandes del cine. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ