Día Mundial del Teatro 2017

Día Mundial del Teatro 2017

Este 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Teatro. En esta fecha, en 1962, con el mensaje de Jean Cocteau para toda la comunidad teatral de todos los confines del planeta y a iniciativa del Instituto Internacional de Teatro (ITI por sus siglas en inglés) se recuerda a esta asignatura y se le dedica una atención especial. Desde entonces, grandes personalidades del mundo de la dramaturgia y su hermana la poesía, han dado un discurso alusivo que tiene que ver con los esfuerzos que se hacen en todo el mundo para mantenerla viva y en evolución. Personajes míticos como Henry Miller, Barrault, Olivier fueron los voceros en los años siguientes, más tarde el discurso fue dado por monstruos del tamaño de Asturias, Brook, Neruda, Burton, Ionesco, Fo, entre muchos otros representantes de los movimientos teatrales en el mundo. Destaca con luz propia el mensaje del 2006 por el mexicano Víctor Hugo Rascón Banda (1948 – 2008), un gran escritor, maestro y crítico de teatro, con una gran visión multidisciplinaria. Aunque también, es notoria la falta de un mensaje desde Japón, país referente de las nuevas ideas del teatro en el mundo. Así que, Feliz aniversario, querido Teatro, donde quiera que estás.

Y como los amantes de esta disciplina no necesitan invitaciones especiales y siempre mostrarán el afán de hacer saber en este día al resto de la gente que el Teatro vive y siempre será parte de la vida cotidiana de todos en cualquier parte del mundo; pero cuando el gusto por transformar la realidad a través de la actuación se vuelve, más allá del pasatiempo o de la actividad alterna, una ocupación que absorba la imaginación, el tiempo y el desempeño de una persona sobre cualquier otro tópico, entonces se estará hablando de la profesionalización de la disciplina y externada por una cantidad indefinida de entusiastas que multiplican su ilusión para hacer saber al mundo que la realidad puede ser alterada y transformada a partir del arte escénico, eso que se llama Teatro y que ofrece un montón de cosas que aprender.

Otro detalle a considerar es que para los teatristas de intención y devoción todos los días son días de teatro. No hay horas o temporadas, cuando el arte del ilusionismo representado cobra vida y transforma la realidad con la complicidad de los espectadores o testigos y tantas veces en que el espacio donde se realiza la representación también se presta a la mentira compartida, entonces el mundo se transforma y se comparten realidades aparte y formas de interacción alternas que a la larga siempre dejan una impresión en los que las experimentan, que queda para los acervos culturales de cada quién como un aprendizaje vitalicio.

Y no, no se trata de una forma de comportamiento snob o pasajero que tenga que ver con las tendencias de la moda cultural, la práctica teatral posiblemente sea más antigua que la historia misma, cuando nuestros antepasados nómadas de la Edad de Piedra tenían que improvisar y diseñar peripecias para engañar a su presa y cazarla. O cuántas veces habrán que tenido “hacerse los muertos” para escapar de una muerte segura ante sus depredadores; o cuando se invocaba a los dioses para solicitar sus favores o agradecerlos; los actos de corte mágico o religioso que al evolucionar han servido, entre otras cosas, para hacer jugosos negocios y mantener atarantada a más de media humanidad, por citar lo menos. Pero cuando la disciplina se vuelve un acto cotidiano, entonces empiezan a aparecer los grandes logros que conlleva su aprendizaje: conocer mejor el cuerpo humano individual y colectivamente y utilizarlo con corrección y atingencia en la expresión corporal y el dominio del escenario; de desarrollar una habla educada no solo en el manejo de conceptos y en el uso apropiado del idioma; la correcta pronunciación de cualquier argumento; la permanente inventiva para ejecutar acciones originales y congruentes con las circunstancias; a desarrollar habilidades que tienen que ver con la creatividad, la improvisación, el sentido de alerta, la visión periférica, la mejora en la memoria, la capacidad para la lectura silente y hablada; la superación de miedos, inseguridades y emociones negativas. Parafraseando a Sabina podría preguntarse que cómo pueden caber tantas cosas en una sola palabra. Para resumir, se puede decir que ninguna disciplina de corte cultural puede proporcionar tanto aprendizaje de capacidades y mejor aún, la posibilidad de reproducirlas a través del ejemplo y la enseñanza.

Es tiempo pues, de echar a andar la imaginación y volvernos a engañar con las vívidas tramas de tantas piezas y sobre todo de los personajes que han desfilado por tantos escenarios del mundo a lo largo de milenios, como lo dijera la actriz francesa Isabelle Huppert en el discurso de este año por parte del ITI, llevar a la vida los personajes que se han disfrutado ya sea como teatreros o como espectadores. Que en este día se muevan junto a nosotros las vidas de tantos como Hamlet, Electra, Desdémona, Romeo, Edipo, Segismundo, Orfeo, Ofelia, Las Troyanas, Allende, Felipe Ángeles, Marat, la Aventurera y todos los personajes de tantas obras de todas las nacionalidades del mundo que gritan ante la ceguera de muchos que el Teatro vive  ye es más universal que nunca y que, como disciplina académica y moral es la que más nos acerca a la vida ideal y a la posibilidad de construcción de un Hombre Nuevo.

Cabe decir que en Zacatecas hubo homenajes al Día Mundial del Teatro por parte de la Unidad Académica de Artes de la UAZ en el Teatro Calderón con varios eventos y en la Ciudadela del Arte con la representación de “Solo” de Samuel Beckett.

Uno, dos y tres: Estas son Las Mañanitas que cantaba el Rey David… ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ