Las musas

Las musas
Francisco de Goya. Perros en traílla, 1775 Madrid. Museo Nacional del Prado, Madrid.

La Gualdra 244 / Río de palabras

Cuando todo empezó a valer madres fue cuando salió con la jalada de que le hablaban las musas. Ellas lo aconsejaban, le pasaban los nortes. Siempre estaban ahí, firmes, al pie del cañón, de acomedidas, a veces nomás de aprontonas, de calientacatres. Ya para entonces traía ojos de toroloco, las niñas de los ojos le bailaban de un lado para el otro y la saliva se le fue secando hasta que la lengua se le hizo un estropajo y la saliva viscosa. Le apestaba… ¡Uuuuuf! Se sentó en el patio a esperar con paciencia a las musas. Arriba, el sol era una bolota blanca. No se sentía ni un soplo de brisa. El suelo reverberaba y él se empezó a sentir livianito el cuerpo. Una flojedad sabrosa. Las musas no llegaban. Dentro de la cabeza escuchó nítidamente la canción, así, suavecito, envolvente… “Si tú quieres ser feliz / mete un dedo en la nariz / si quieres ser otro poco / mete el otro y saca un moco…”. ¿Y las musas? Ya no llegaron. Se han de haber perdido en el camino… “Si sales con tu novia / alócate poco / seguro que si la besas / de retacha te manda un moco…”. La canción sonando y resonando muy adentro…

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_244

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ