Derecho de la UAZ: los estudiantes y el poder de las burocracias

Derecho de la UAZ: los estudiantes y el poder de las burocracias

Recordamos aquel legendario 1984. La Universidad estuvo partida en dos: casi la guerra civil. El activismo estaba en el cenit de su trayectoria. Y la sociedad entera estaba igualmente dividida en las dos fracciones universitarias, y su resonancia en la sociedad era enorme. La confrontación duró años. Pero dicha discrepancia tenía cargas ideológicas perfectamente identificables: correspondía a las diversas facciones de la izquierda. Se debatía con pasión y se leía con el mismo entusiasmo. La relación de la Universidad con la sociedad y la función de la institución con el cambio social, y el difícil trato con el Estado, eran de los temas que incendiaban los auditorios. En los 90 las corrientes político-ideológicas se diluyeron y nacieron grupos universitarios de interés. Con ello el debate ideológico desapareció y se puso en el centro la ocupación de los puestos en la administración. Con ello, se le dio poder a la burocracia y ella misma gobernó a los grupos (no al revés). En ese momento estamos ahora.

El proceso de elección actual tiene signos distintivos, sobretodo domina el discurso de aquello que hará “salir a la Universidad de la crisis”. Parece que la solvencia de recursos no son los medios para cumplir la misión que tiene la UAZ, sino al contrario: el cumplimiento de la misión se plantea para “resolver los problemas financieros”. Se observa al revés la orientación del discurso. Pero hay una cosa clara: la conducción viene desde los espacios burocráticos. Ante el control de estos últimos es muy difícil que universitarios sueltos logren generar algún poder de incidencia. La alianza del grupo mayoritario es un tejido muy amplio de poderes burocráticos, y llevan consigo a profesores y grupos estudiantiles que son parte de su dominio. En el caso de los estudiantes, ¿qué ocurre cuando están plegados a las direcciones de las escuelas? Pues no son grupos independientes que exigen las demandas clásicas de los estudiantes, sino abiertos grupos de interés. Es el caso que ahora guarda la escuela de Derecho: grupos estudiantiles subordinados a la dirección, lo cual manifiesta que la fuerza de la juventud está en realidad bajo el control del poder burocrático, que tiende a ser intolerante porque sólo ve por su reproducción y la conservación de sus controles. Así las cosas, no tolera que lleguen otros a competirle  o rivalizarle el control. Éste es el marco en el cual ocurrió la agresión de estudiantes colonizados a una de las planillas que compite por la rectoría. No hay ahí debate ideológico o programático, es algo muy simple: un puro mecanismo de control. La negación exacta de la inteligencia. Por ello, las autoridades electorales universitarias deben localizar a los estudiantes e investigar los móviles de la agresión, porque nos tememos que no es un asunto de “jóvenes traviesos”, sino de la construcción de grupos porriles para el dominio de una escuela. ¿A cambio de qué? ¿Cuál es la contraprestación a esos grupos? Toda esa estructura bandolera debe ser exhibida por la autoridad. Pero también nos tememos que no harán nada porque hay indicios de que la comisión electoral también está subordinada al grupo de control al que nos referimos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ