Bendición

Bendición
Niña maniquí, fotografía de Federico Martínez.

La Gualdra 242 / Río de palabras

Sebastián está adolorido tirado en el suelo, el andamio se derrumbó de pronto, cuando se dio cuenta ya estaba así. Mientras espera la ayuda de sus compañeros para poder ponerse de pie se acuerda de todas las vicisitudes que tuvo que pasar hoy para llegar al trabajo. Si he sabido mejor ni vengo, le dice Sebastián a su compadre Ernesto quien empieza a ayudarlo a levantarse. Por la mañana Sebastián se despertó temprano, se vistió, le echó de comer al perro, se tomó su cafecito con un pedazo de dona, salió a esperar la camioneta, llegó a trabajar. En fin, lo que hace todos los días. Entonces trata de encontrar el punto donde todo se le descompuso por completo, repasa otra vez y recuerda que su madre le echó la bendición, cuando escuchó que se levantaba. Entonces recuerda todo: cuando dieron la hora en el radio ya era muy tarde, no encontró el pantalón que pensaba ponerse; fue a echarle de comer al perro y sin darse cuanta pisó una de las vomitadas con yerba verde; el café estaba frío y la dona rancia; la camioneta lo andaba dejando y en el trabajo todo parecía que iba a estar bien hasta que se reventó el andamio. Ay madrecita, mejor me hubiera echado una viga. Piensa, cuando su compadre pierde el equilibrio y lo deja caer otra vez al suelo.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ