Magistrados y tribales: aprended un oficio

Magistrados y tribales: aprended un oficio

■ El son del corazón

Rafael Flores llegó a la final sin novedades, planteamientos ni renombre. Arribó en frío y a secas. A ver qué deciden los dirigentes de la coalición PRD-PAN, para hacer políticamente atractivo y presentable a su candidato.

Las semanas anteriores le abrieron algunos huecos para anunciar, ante los militantes perredistas, las armas con que hará efectivo su proyecto de gobierno, más allá de repetir el viejo estribillo de que se propone sacar del atraso al estado de Zacatecas. Se puede colegir que no es el fuerte de Rafa hacer intervenciones penetrantes, porque carece de ideas que ofrecer.

Deseo observar cómo le harán los jefes de la coalición de partidos PRD-PAN, para extraer algo de videncia y de luz del joven candidato que, a partir de hoy, iniciará su periplo por el estado, para ganarse el voto de los zacatecanos. Se observa con mucho escepticismo este liderazgo; la inteligencia, la visión y la determinación no se improvisan.

Por lo pronto, algunos líderes tribales y los miembros de la sala superior del trife, han de presumir su gracia con que granjearon la victoria, que se advierte inevitable, al candidato del PRI, Alejandro Tello Cristerna.

 

¿Adónde van a parar las moscas?

No nos extrañe que reciban aplausos y premios los miembros de máximo tribunal electoral, por la complejidad de las cabriolas jurídicas con que impidieron aprobar la candidatura de Pedro de León Mojarro. Se dieron un lujo de pocos: echaron por sus pistolas, en el bote de la basura, la credibilidad de la institución que representan.

Desde hoy, al menos en Zacatecas, deberá examinarse con mirada crítica la labor de los magistrados estatales y federales, después de haber impuesto la voluntad de un poderoso mandato externo, en menoscabo de la voluntad ciudadana y de los militantes de un partido.

Naufragamos en un mar de ficciones. El sistema de partidos en México, nunca pudo ofrecer una conducta vital y propositiva para cambiar el país. Está metido en una cueva oscura, donde mantiene relaciones secretas con actores, instituciones  y poderes influyentes que deciden, con la mano en la cintura, quiénes deben salir avante en una competencia electoral. La promiscuidad en los procesos electorales, se sostiene como inversión de los poderosos negociantes nacionales y extranjeros, los caciques que dominan a los partidos, y por la delincuencia organizada.

Se le pasó la mano al trife; nunca en la historia electoral de Zacatecas habían quedado al descubierto los movimientos con que desalienta, mediante procedimientos alevosos, a un aspirante y favorece sin más al candidato de enfrente.

Su voluntad  subordinada decidió, con criterios de Estado, que Rafael Flores pasara a la fase final de la contienda.  Ahora él se verá frente a sus pares, que tienen poco que decir y proponer. Será un duelo entre medianías todavía menores.

 

Volverán los oscuros dirigentes

Estoy convencido de que Agustín Basave Sánchez es un personaje ajeno, que cayó en un infierno político y no es factor para revertir la poca credibilidad del PRD.

Quienes aún confían en los personajes providenciales a la hora de arreglar entuertos, se llevaron un golpe severo en la cabeza, porque el señor Basave no es un delegado de peso para dar vigor y confianza a los procesos internos que derivan en la definición de candidatos.

No queda claro qué hace ahí el señor Basave, presidiendo un organismo partidario corroído, sucio y lumpen.

Basave anda extraviado entre un montón de gente bárbara; sus antecedentes de vida, rebosantes de títulos académicos, textos y libros, no le procuran colmillo político para neutralizar a personajes lúgubres, como los famosos dirigentes, denominados los Chuchos.

El señor Basave debería renunciar. No tiene por qué hacer el caldo gordo a los dueños de una franquicia política, comprometidos con las decisiones excluyentes de Estado.

Da pena observar cómo llevan a Basave, con disimulos y picardía, al despeñadero del servilismo. El miembro reconocido de la socialdemocracia internacional, autor de intervenciones teóricas y ensayos exquisitos, no obtendrá gran cosa para el organismo que dirige.

Las pandillas internas del PRD lo observan a risa y risa, como el clown de la fiesta. Se mofan de su complejo de Penélope, deshilvanando en su cara lo que él, en su fantasía, creía haber tejido con gloria.

 

Nadie sale vivo de aquí

Algunos militantes del PRI y del PRD ya descansan, después de varias semanas de hacerle al policía chino. Creen haber disminuido las pretensiones políticas de Pedro Simón de León Mojarro.

El gobernador Miguel Alonso ahora respira relajado y profundo, porque la bête noire ha sido excluida y desmovilizada. Y los intrigantes profesionales, inventan análisis torpes y anécdotas delirantes para interpretar un suceso inédito que va más allá de lo local y de un análisis ligero.

La ciudadanía zacatecana fue despojada de un excelente candidato y  notable reformador; muchos simpatizantes consideran que Pedro de León Mojarro era un aspirante sugestivo por su talento, conocimientos, experiencia y energía.

En efecto, afirman sus seguidores que pocas veces había aparecido un candidato con cualidades de liderazgo y carisma, con planteamientos propios y energía laboral, con una visión regional atrayente y una capacidad organizadora favorable a la autogestión de los trabajadores.

Siendo así las cosas, resulta natural que el esfuerzo y la energía de Simón Pedro sean desdeñados en un medio pre-político que no está acostumbrado a trabajar. En el fondo, esa es la finalidad de su proyecto general: el trabajo, meter las manos en el motor.

Es atrayente la idea de algunos compañeros de Pedro de León, para rescatar sus tesis acerca del estado de Zacatecas, incluidas en su libro Podemos lograr más. Una visión para el desarrollo. Ojo: estos textos  no los recomiendo, les será difícil comprenderlos, a los ojos profanos de los maquinadores.

Ahí observarán que las ideas de Pedro de León no son únicas, porque el medio universitario desarrolla investigadores del desarrollo regional, el empleo y la migración, con obra publicada. Empero, su aportación aguda y original, incluye una visión madura que lo define  como un personaje político abierto, sin miedo a las consecuencias ni a la crítica de lo que piensa. No manifiesta timidez ante sus propias contradicciones.

Va a ser difícil reducirlo con los enredos de la marginación y, seguramente, no interrumpirá su reflexión acerca de los problemas regionales. Acaso su ideario, próximo al cuestionamiento del catecismo neoliberal, inquietó  a los defensores de las reformas estructurales. En el presente ciclo de unanimidad a ultranza, éstos suprimieron el riesgo de confrontarse con la mirada independiente de un gobernador crítico.

Develemos la mentira de Enrique Peña Nieto: en este régimen no habrá foto para el que se mueva. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ