Ofrece realizador zacatecano su lectura de la tragedia de Ayotzinapa, con 400 noches
Photo Credit To Promocional del documental B-Boy, de Abraham Escobedo ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

Ofrece realizador zacatecano su lectura de la tragedia de Ayotzinapa, con 400 noches

■ El filme forma parte de iniciativa en que participan directores de toda la República mexicana

■ Recupera la vida de Maximino Hernández, padre de Carlos, uno de los estudiantes desaparecidos

Con 400 noches, Abraham Escobedo Salas participó en una convocatoria lanzada por Amnistía Internacional para contar mediante la visión de 26 cineastas de toda la República mexicana, el drama de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

En el cortodocumental de tres minutos, el realizador zacatecano egresado de la licenciatura en Artes Audiovisuales en el Departamento de Imagen y Sonido de la Universidad de Guadalajara recupera un día en la vida de Maximino Hernández, padre de Carlos, una las víctimas de aquella noche iniciada el 26 de septiembre de 2014.

Luego de 400 noches, ahora aún más, “sigue habiendo dolor, sigue habiendo mucho coraje e impotencia” en este campesino que en algún momento se alegró porque su hijo había ingresado en la normal rural, una alegría que dio un vuelco apenas tres semanas después para volverse tragedia.

Hernández como los otros padres de los 43 y muchos familiares de los más de 27 mil desaparecidos en el país, “sigue enfrascado en una prisión de tiempo de la cual no puede escapar, y no se liberará hasta que no haya respuestas claras”, hasta encontrar a sus seres queridos.

El tiempo para este hombre parece no moverse, acaso un poco mediante las revelaciones del Grupo de Expertos Investigadores de la CIDH que han desmentido la versión oficial de los hechos, dice el cineasta, quien buscó entrar en su entorno cotidiano, su emocionalidad y sus vivencias, para mostrarlas a una sociedad cuyos integrantes tal vez un día verán asaltada su individualidad con una historia similar de caos y catástrofe.

Abraham Escobedo Salas también quiso con este trabajo, dar respuesta a muchas de las preguntas que sobre los estudiantes y sus padres se ha hecho la sociedad mexicana en estos meses, cuando sin más elementos que la rumorología de las redes sociales se les ha tachado a unos y a otros, de revoltosos, vándalos, vividores o manipulados.

“¿Piensas que los alumnos de la Normal Rural no estudian?

-Pongo un plano de los estudiantes en un salón de clases

¿Piensas que los papás andan de paseo, que están de vacaciones?

-Te voy a mostrar cómo viajan, cómo duermen…tendidos en el suelo sobre cobijas”.

“Mucho se ha dicho y se ha cuestionado a los padres de los normalistas, pero hasta ahora ellos han mostrado mucha rectitud y compromiso, mucho coraje para enfrentar a todo un sistema político y económico que podría aplastar a cualquiera”, refiere Abraham Escobedo Salas.

Por eso cree importante que la sociedad ofrezca su apoyo en este tipo de situaciones, y revira a quienes han dicho que el activismo de redes sociales no funciona, al señalar que por el contrario, el seguimiento del tema en estos medios implica una protección que hace más difícil la represión por parte del Estado o el ataque a los papás de los desaparecidos.

Iniciada la tragedia un 26 de septiembre del 2014, Ayotzinapa 26, como se llama la convocatoria de Amnistía Internacional, construirá a partir de estos 26 segmentos de tres minutos realizados por sendos cineastas, un discurso fílmico mayor. La película será estrenada el próximo 26 de febrero, probablemente, adelanta Escobedo Salas, en la Cineteca Nacional.

El joven director espera asimismo que este ejercicio colectivo respaldado por esta organización tenga una fuerte difusión a través de las salas de cine independientes, las redes sociales y los festivales fílmicos nacionales e internacionales.

Así lanza la expectativa de que pueda ser programado en la Cineteca Zacatecas y en el espacio Martes de Documental inscrito en los Foros de Libertad de La Jornada Zacatecas que se llevan a cabo en el restaurant La Cofradía.

“Es muy importante que se difunda en todos los medios posibles, que se difunda y la gente se entere, cuestione y participe en esto que al final sí nos incumbe a todos. Porque en estos momentos les pasó a ellos, pero mañana podrías ser tú, podría ser yo, podría ser tu tío o tu vecino”.

Involucrarse en la problemática de las desapariciones y desapariciones forzadas en el país, que pasan ya de las 27 mil, levantar la voz, es importante para que haya un cambio tanto en la política como en la sociedad, “porque estas cosas no deberían de pasar, no debería desaparecer ni uno solo”.

Abraham Escobedo Salas (Zacatecas) logró la nominación al Ariel en 2014 con el documental B-Boy. Su película, El Barbero, un relato de autodefensas, que fuera producto de su tesis profesional en la Universidad de Guadalajara, está por terminar su ciclo en festivales en el correspondiente de Caracas en Venezuela.

Volverte a ver, su segundo filme de ficción en que aborda el tema de los desaparecidos en México, también itinera en festivales. Con la cinta ganó el concurso Colima en Corto 2015 que otorga el Festival Colima de Cine. A partir de esta última película fue que Amnistía Internacional le invitó a participar en Ayotzinapa 26.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ