Lecciones de Bernie Sanders a México: la revolución política

Lecciones de Bernie Sanders a México: la revolución política

A muchos seguramente tomó por sorpresa el posicionamiento de Bernie Sanders en la campaña del Parido Demócrata en Estado Unidos. Sus últimas declaraciones en torno a la migración en ese país: “no es justo que gente que trabaja duro en este país viva en las sombras” atrajeron la atención de la comunidad latina y ya empezó a cosechar simpatizantes. ¿Pero cómo explicar su ascenso tan rápido en las encuestas y el entusiasmo que provocan sus intervenciones públicas, sobre todo entre los jóvenes, al grado de acercarse ‘peligrosamente’ a la reina Clinton? Parece que Sanders representa una revuelta en la cultura política en el electorado generalmente conservador de USA.

Después que connotados economistas norteamericanos (y un francés) mostraron con evidencia dura cómo ha crecido la desigualdad en los Estados Unidos, con el ya famoso contraste de la riqueza e ingresos del 1 por ciento super-rico, contra 99 por ciento restante de la población; no había surgido una respuesta política a esos estudios académicos de la realidad norteamericana (y mundial). Ahora Sanders centra su preocupación es ese asunto: las causas de la desigualdad extrema, y la respuesta para el equilibrio. Y propone una agenda de medidas para conseguir una sociedad norteamericana más igualitaria: desprivatizaciones de áreas estrategias del manejo del Estado, la modificación completa del esquema de seguridad social, el acceso gratuito a la educación superior y el reconocimiento de las libertades civiles aun en segregación. Este coctel provoca escándalo en una cultura política moldeada por el neoliberalismo. Y más cuando Sanders se califica a sí mismo de “socialista democrático”. Lograr que la palabra “socialista” no provoque gestos de rechazo en amplios segmentos sociales, es un logro cultural enorme. Berni está librando una batalla contra el neoliberalismo desde la cuna del mismo.

Sanders no parte de nada, en el imaginario americano hay resquicios de la memoria: de los 30 a los años 70 Estados Unidos tuvo su etapa de oro al abrigo del Estado de Bienestar, desmontado desde los 80 con Reagan. Por eso, hay la posibilidad de que Sanders avance en su revolución política. Pues bien, eso es una lección para México: las posibilidades de plantearse una revolución política para superar la decadencia en la que nos encontramos. Y dicha revolución encuentra eco en la población. Aquí en México requerimos modificar en forma radical la estructura de la distribución del poder político para poder conseguir la disminución de la desigualdad que también es extremadamente extrema. Necesitamos una manera de lograr la movilidad en la clase política, la cual ahora mismo parece una casta que se recicla con mecánica sanguínea. También la ocupación del Estado por algunos actores del poder económico. En Estados Unidos ocurre el fenómeno Sanders, en España el de Podemos, en Uruguay el de Mujica, en Argentina, Ecuador y Bolivia, el propio… ¿y en México? Esperamos que en estos años ocurra algo que enfile a este dolorido país en el rumbo de la revolución política.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ