Elaborar dulce casero con leche, tradición de 100 años que preserva Jorge Escobedo

Elaborar dulce casero con leche, tradición de 100 años que preserva Jorge Escobedo

■ “El producto traspasó fronteras y eso me hace sentir orgulloso; es postre en muchas mesas”, dijo

Desde hace más de 40 años, Jorge Escobedo de 57 años de edad, originario del municipio de Zacatecas, se ha dedicado a deleitar el paladar de los zacatecanos poniendo en su mesa el dulce casero de leche como postre, manteniendo una tradición de más de 100 años. La receta le fue heredada por el padre de su esposa, quien la trabajó durante más de 70 años.

Sin imaginar que la elaboración de dulce sería su oficio durante casi toda su vida, comenzó como ayudante de su suegro, quien elaboraba este dulce casero, además de la nieve de garrafa, y comenzó a vender el producto a la edad de 17 años.

A esa edad se instaló en la avenida Hidalgo, en la esquina del callejón de Cuevas, y cuenta que inició más que nada por la necesidad de mantener a su familia, pues no tenía pensado dedicarse a la elaboración de dulce.

Así pasó 7 años, en los cuales se dedicó a aprender de su suegro la elaboración y preparación de nieve de garrafa y de dulce de leche, y entendió que con lo aprendido podría trabajar de forma independiente.

En esa época cada dulce costaba 25 centavos, precio que a la fecha subió hasta 7 pesos, ya que con el tiempo se incrementó el costo de los productos e ingredientes con los que hace la nieve y el dulce casero.

Jorge se dio cuenta de que su producto era el preferido de muchas familias zacatecanas, que lo comían como postre, y que se había convertido en un aperitivo que no faltaba en la mesa, eventos o reuniones sociales.

Poco a poco la gente fue conociendo el trabajo de Jorge y su fama llegó a los oídos del ex gobernador Genaro Borrego Estrada, cuya administración le llegaba a encargar hasta 3 mil dulces por semana, los cuales se enviaban como presentes a funcionarios de Alemania, Francia, España y a diferentes estados del país.

“Este dulce ya traspasó fronteras y eso me hace sentir orgulloso; seguido viene gente que vive en Estados Unidos y que llega a buscar estos dulces para llevar a su casa porque están ansiosos de probar algo casero, algo típico y hecho a mano”, menciona orgulloso Jorge.

En su experiencia en la calle, recuerda que durante la gestión del ex gobernador Guadalupe Cervantes Corona, se peatonalizó la avenida Hidalgo desde la oficina de Telégrafos hasta Plaza de Armas.

Jorge Escobedo cuenta con 57 años de edad, y desde hace 40 se dedica a la elaboración y venta de dulces. Se ubica en la esquina del callejón de Cuevas, en la capital del estado  ■ FOTOS: ANDRÉS SÁNCHEZ

“Pero no funcionó porque ahí se hace un embudo; el Gobierno se dio cuenta de ese error y decidió no seguir porque hubo muchas quejas de la gente, además de que ponía en riesgo el comercio ambulante y tradicional”, comenta.

También el estar en la calle lo ha convertido en un personaje conocido por varias generaciones, pues niños que acudían con sus padres ahora que son jóvenes o adultos acuden con su descendencia a comprar dulces.

“Para mí el dulce de leche es un postre casero original hecho en Zacatecas y se ha mantenido como una tradición; incluso, algunos de mis clientes me platican que ellos lo comen con su atole de masa”, expresa el dulcero.

En este sentido, Jorge desea que esta tradición continúe en la entidad, pero lamentó que él es el único de su familia que se ha dedicado a este oficio y nadie más tiene interés en aprenderlo, ya que podría terminar una tradición de más de un siglo.

“Empecé como vendedor a los 17, ya llevo más de 40 años; sí me gustaría que alguien más siga la tradición, porque es un dulce hecho a mano que ha sido del gusto de mucha gente y creo que debe conservarse”, opina Jorge.

Todos los días se levanta desde las 5 horas para preparar los ingredientes en un cuarto que habilitó en su domicilio, que es donde elabora los dulces y la nieve de garrafa. Tiene un par de mesas, un cazo de cobre, pequeñas vitrinas donde guarda el dulce, paquetes de galletas, azúcar y leche.

Jorge Escobedo cuenta con 57 años de edad, y desde hace 40 se dedica a la elaboración y venta de dulces. Se ubica en la esquina del callejón de Cuevas, en la capital del estado  ■ FOTOS: ANDRÉS SÁNCHEZ

A las 6 horas inicia el proceso de elaboración, calienta la leche con azúcar hasta que hierve y para dar forma al dulce utiliza solamente dos cucharas, con las que embarra y da forma a las galletas rellenas, así como semillas de dulce de leche con canela.

Cerca de las 11 horas termina de hacer más de 100 dulces, los cuales deja enfriando. Después toma un baño, un desayuno y a las 13 horas sale a vender su producto a la esquina del callejón de Cuevas, como lo ha hecho hace más de 40 años.

“Para mí el hacer dulce significa mucho porque le pongo cariño al producto y la gente es la que decide; no sé en dónde estaría porque no era mi idea trabajar en esto, pero ya caí aquí y aquí le sigo. Se mantiene uno, se puede decir” señaló el artesano del dulce.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ