Ciudad de Nebraska mantiene norma contra migrantes

Ciudad de Nebraska mantiene norma contra migrantes

Fremont, Nebraska. Los electores de la pequeña ciudad de Fremont en Nebraska reafirmaron su disposición a enfrentar la inmigración ilegal.

Casi un 60 por ciento de los electores en Fremont decidieron el martes mantener vigente una ordenanza que obliga a quienes renten una vivienda a jurar que tienen permiso para vivir en Estados Unidos, una medida que probablemente catapultará la ciudad al centro del debate nacional sobre la inmigración.

La normativa fue aprobada inicialmente por los residentes en 2010, con 57 por ciento a favor entre los votos emitidos.

Los críticos impulsaron la nueva votación al afirmar que las restricciones impuestas a los alquileres serían ineficaces y podrían costar a Fremont millones de dólares en honorarios legales y subvenciones federales perdidas. También dijeron que dañaba la imagen de la ciudad. Pero sus argumentos no fueron suficientes para modificar la posición de los votantes en este centro agrícola conservador cerca de Omaha.

Fremont es una de las ciudades que buscan restringir la inmigración ilegal y, al igual que aquellas otras, se ha visto sujeta a luchas judiciales debido a las regulaciones. Los líderes municipales congelaron la ordenanza después de la votación del 2010 mientras la revisaba la justicia.

Ahora, algunos partidarios se preguntan si los líderes de la ciudad pondrán en práctica la ordenanza, que fue generalmente ratificada por un tribunal de apelaciones a nivel nacional el año pasado. La ciudad de 26.000 residentes se aprestaba a implementar las restricciones por primera vez en el otoño cuando las autoridades decidieron convocar a otra votación.

“El alcalde y el concejo municipal tienen que escuchar a la gente”, afirmó John Wiegert, que ayudó a organizar la convocatoria que puso la ordenanza en votación en el 2010. “La gente se ha pronunciado dos veces”.

Un residente local, Matt Kwiatkowski, que también votó a favor de mantener las restricciones, dijo que no tiene ningún problema con los inmigrantes que llegan legalmente a Estados Unidos, pero considera que no hay por qué tolerar a los que viven aquí ilegalmente. Espera que la ordenanza de Fremont aumente la presión sobre el gobierno federal para hacer algo sobre la inmigración ilegal.

“Creo que más ciudades deben hacer esto puesto que el gobierno federal no está haciendo su trabajo”, afirmó.

Grupos defensores de los derechos civiles, que todavía podrían hacer descarrilar la ordenanza llevando sus objeciones hasta la Corte Suprema nacional, dijeron que vigilarán minuciosamente la aplicación de las reglas.

“Nos entristece el resultado de la votación de hoy y apoyaremos a esos residentes de Fremont que se verán perjudicados por la decisión desafortunada de permitir la aplicación de una ordenanza discriminatoria”, dijo el martes por la noche Amy Miller, directora legal de la Unión Estadounidense de Derechos Civiles de Nebraska.

Las reglas requieren que todo el que alquile una vivienda pague 5 dólares para solicitar un permiso y juren tener permiso para residir en Estados Unidos, aunque no hay un mandato que requiera presentar pruebas. Los propietarios tienen que asegurarse de que los inquilinos tengan permisos a riesgo de ser multados en 100 dólares.

No está claro cuánta gente vive en Fremont de manera ilegal. El censo muestra que hay mil 150 residentes no ciudadanos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ