La discusión de las ideas fue un hecho continuo al seno del Frente Popular de Zacatecas, comentan

La discusión de las ideas fue un hecho continuo  al seno del Frente Popular de Zacatecas, comentan

■ La UAZ se colocó a la altura de los problemas de su tiempo, menciona Valerio Quintero

En el seno del Frente Popular de Zacatecas (FPZ), organización que marcó la historia económica, política y social del estado, la discusión de las ideas fue continua. Las corrientes de pensamiento marxistas que desde finales de los 50 y hasta los años 80 del siglo pasado lograron inspirar la acción social en Latinoamérica tuvieron que ser revisadas para encontrar su congruencia o pertinencia en la realidad zacatecana.

El debate no estuvo exento de contradicciones, entre ellas, la establecida entre un marxismo  que ponderaba la intervención de los intelectuales y el maoísmo que valoró más al trabajo manual. Este último fue un modelo en el que se encontraron más coincidencias locales, pues Zacatecas era en los 70  un estado eminentemente agrario, fue parte de lo dicho en la emisión de Synergia, programa de La Jornada Zacatecas TV, realizada con motivo del 40 aniversario del FPZ, a celebrarse este 24 y 25 de enero.

Aquí, dijo Abel García Guízar, docente e investigador de la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas y destacado activista de la organización,  existía una oligarquía “tunera” conformada por ganaderos con pistola calibre 45 a la cintura, comerciantes, apoyada por la clerecía, misma que  gobernó el estado durante 40 años, en el periodo al que se ha denominado Reynosismo, mismo que concluyó con la llegada al poder del general Fernando Pámanes Escobedo.

Zacatecas en los 70 se incrustaba en un país cuyo telón de fondo era un nacionalismo “pervertido” al que catalogó como “cuasifascismo”, mismo que fue concretado mediante el corporativismo propuesto por Lázaro Cárdenas en los años 30.

El latifundio, generalidad de la propiedad de la tierra en Zacatecas que privaba en aquel momento y cuyos títulos de inafectabilidad  sólo pudieron haberse conseguido “mediante la trampa y la corrupción”, era una la realidad del estado, ejemplificada en las 18 mil hectáreas que integraban Guadalupe de las corrientes, Villa de Cos, expuso por su parte Francisco Valerio Quintero, quien fuera presidente del Frente Popular de Zacatecas, ahora docente e investigador de la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la UAZ.

Valerio Quintero lanzó un reto a fin de que se mida y compare la productividad del campo antes del reparto agrario propiciado por el Frente Popular de Zacatecas en el estado y la existente al momento de encontrarse las tierras en manos de los latifundistas. Para situar un ejemplo de caso ofreció el de Casa Blanca en el municipio Guadalupe.

El académico situó a los universitarios de aquel momento más que en el marxismo, y vistos a la distancia, como “kantianos” (Emmanuel Kant), pues ante el reto que les presentaba su realidad  tuvieron que “pensar con nuestra propia cabeza”.

Como un objetivo logrado, en aquella época, ubicó el que la Universidad Autónoma de Zacatecas se hubiera colocado “a la altura de los problemas de su tiempo”.

Recordó para este proceso la transición del Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas (ICAZ) hacia universidad autónoma y contra la nostalgia expresada por algunos docentes de aquel, en relación a la presunta superioridad académica del mismo con respecto a la UAZ, preguntó entre otros aspectos, cuántos de ellos “pensaron independientemente del poder público”. Pues señaló, la mayoría eran funcionarios gubernamentales.

“Falta este análisis para revisar lo que ocurrió en Zacatecas en 1970”, comentó sobre el momento en que se obtuvo la autonomía universitaria (1969)  y la posterior transformación de los programas de estudios en que se vieron involucrados dos actores que se señalaron fundamentales, Noé Beltrán, quien fuera director de la Escuela de Economía y Jesús Pérez Cuevas, a la postre, promotor y líder del FPZ, ambos orientados en el pensamiento marxista.

Los invitados por Marco Antonio Torres Inguanzo, conductor de Synergia, recordaron como parte de la influencia en el debate de las ideas, la pugna que se planteaba entre China y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Ambas naciones, adelantándose al posible triunfo del socialismo a nivel mundial se preguntaban ya cuál de ellas habría de gobernarlo.

Empezaba a gestarse una crítica al burocratismo ruso, visto ya como un capitalismo de Estado y en la comuna agraria china, muchos integrantes de “El frente”,  encontraban un mejor modelo a seguir.

De manera personal, Abel García Guízar, entonces partidario de la comuna china,  señaló sus diferencias con los integrantes del Partido Comunista, locales y otros miembros de la intelectualidad, que siempre quisieron diferenciarse “de las masas” y aún tener sólo el papel de dirigirlas, “darles luz” sin hacer trabajo de base, asunto que propició desencuentros al interior del Frente Popular de Zacatecas, dijo.
En la propia China el conflicto ideológico generó durante la denominada Revolución Cultural 20 millones de muertos, recordó para redondear este conflicto Valerio Quintero.

Se confiere también al ejercicio de la discusión esta vez al interior del Movimiento Obrero Campesino Estudiantil Revolucionario (MOCER), órgano donde se revisaban las estrategias de la lucha del Frente Popular de Zacatecas, el haber conseguido hacer a un lado de la mente de los jóvenes activistas, “las tentaciones guerrillerosas” que en aquel momento se propiciaron en todo el país, tras la lectura “de que ya no había caminos” (pacíficos) para lograr la transformación democrática del país, tras la Matanza del 68 y el Halconazo de 1971.

Este hecho lo rescató Abel García como importante en tanto que salvó a muchos de la persecución de la guerra sucia que se operó desde Gobierno federal fundamentalmente durante la década de los 70.

El docente de la Unidad Académica de Derecho recuperó también, el planteamiento que se hacían los integrantes del FPZ de ser sólo un instrumento que debía desaparecer cuando se logrará la autonomía de las bases.

“Ese  era nuestro sueño”, uno que no se consiguió, dijo a modo de autocrítica. Subrayó también que la mística de servicio no fue asumida por todos.

En 1977 al darse la discusión en torno a la reforma política que derivó en la posibilidad de la participación de la izquierda en elecciones, se dio una división. Luego vino el cansancio, en parte propiciado por un fuerte enfrentamiento con el gobierno de José Guadalupe Cervantes Corona.

“¿Dónde está la aspiración socialista hoy?”, planteó Torres Inguanzo como una pregunta pertinente a nivel mundial y cuyo eco tiene que ver con el actuar de la izquierda local. “No pasará hoy por los partidos políticos”, aseguró Abel García.
Todavía queda pendiente de realizarse una historia de las ideas políticas en Zacatecas para completar el análisis de la herencia del FPZ, propuso el conductor de Synergia casi para cerrar el programa.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ