Intervención psicopedagógica en Educación Media Superior

Intervención psicopedagógica en Educación Media Superior
  • La intervención social debe poseer un carácter pedagógico, sin renunciar a su intervención crítica transformadora
    Petrus versando sobre la praxis de Freire.

En términos de Fernando Savater, la docencia es una actividad social y profesional que provoca alteraciones psicológicas de grandes magnitudes, por tal razón, ésta debería ser considerada como la madre de todas las demás profesiones; como una actividad eminentemente social llevaría consigo el compromiso de parte de los actores del hecho educativo, de fortalecer no tan solo la dinámica institucional sino de favorecer la formación de los educandos. La intervención psicopedagógica en los centros educativos hace suponer que ésta es una actividad propia de psicólogos, creo no debe ser así dado que el docente por naturaleza debe desarrollar toda una serie de habilidades de orden multidisciplinar de forma tal que por necesidad ejerza un estilo propio de docencia y gestione lo que sea necesario para que fortalezca dicho estilo.

Podemos concebir al docente como interventor de su propia práctica, un docente que sepa hacer uso de su conocimiento y que se encuentre en constante actualización para que, precisamente construya los conocimientos necesarios no tan solo para trabajar su disciplina o asignatura, sino para saber lo que psicológicamente implica el interactuar con los demás sujetos. Debe contar con nociones de intervención psicopedagógica para que instituya su propio proyecto profesional.

¿Qué implicaciones tiene para el docente el hecho de que construya su propio proyecto de intervención psicopedagógica? Bernard Honore le llama también Pedagogía de la intervención e implica formarse permanentemente bajo situaciones de angustia y, por supuesto, en lo posible y para la eternidad; pareciera que se le pide al docente que incursione en un proceso de masoquismo, cosa que no es así; para el profesional de la docencia implica reflexionar después de actuar y generar así procesos cognitivos denominados de metarreflexión –ir más allá de la reflexión-, con ellos se genera una introspección de parte del docente para que, de esta manera sistematice su propia práctica. Parafraseando al propio Bernard, asevera que la intervención psicopedagógica compromete al docente para que indague su propia práctica y pueda construir así el conocimiento de lo real; que éste sea una luz que siempre proyecte alguna sombra, misma que nunca será ni plena ni inmediata.

En Educación Media Superior es tal vez donde se presentan el mayor número de problemas, enfrentar estos tiene cierto grado de dificultad por lo siguiente: 1) un gran porcentaje de docentes no cuentan con formación académica en las disciplinas auxiliares de la docencia, tales como psicología, pedagogía y didáctica; entre otras, 2) la conducta de los adolescentes es impredecible a grado tal que para un docente que desconoce sobre las características biopsicosociales de éstos, enfrentar pautas de conducta inadecuadas le provoca cierto desconcierto, 3) la familia se encuentra muy alejada de los centros educativos, no responden al llamado de los docentes además, demostrado está que gran número de conductas inapropiadas de los adolescentes tienen su origen en el seno familiar y, 4) la función de algunos directivos deja mucho que desear dado que en lugar de coadyuvar en el crecimiento de la institución, son factores entorpecedores; incluso llegan a adoptar posturas de fiscalizadores y a controlar las actitudes de los docentes.

Por lo antes expuesto, es necesario buscar alternativas de abordaje de las problemáticas educativas; la intervención psicopedagógica es una práctica que podría considerarse como novedosa dado que promovería cambios sustanciales tanto en los centros educativos como con la familia. Cierto es que dicha intervención requiere de una metodología, de esta se hablará en otro momento; intervenir no es accionar, es promover actividades planeadas de forma tal que transformen el contexto educativo y sean susceptibles de ser evaluadas y lleven a la toma de nuevas decisiones.

Los Proyectos Transversales tales como Tutorías, Proyecto de Vida, Constrúyete, entre otros, pueden convertirse en Proyectos de Intervención Psicopedagógica, la experiencia nos ha dicho que en Educación Media Superior no se han trabajado de la mejor manera tales proyectos dado que institucionalmente no permite que los centros educativos los instituyan.

Deben existir ciertas condiciones para elaborar e implementar estos proyectos: 1) que los docentes y directivos educativos tengan la disponibilidad para formarse tanto de manera personal como profesional, 2) que dedique tiempo a su formación profesional e interprofesional, 3) que las actividades que desarrolle el docente dentro de su centro educativo, también las realice en otro contexto cuando así se requiera, 4) que el docente instituya su propia práctica dado que eso le permitirá saber sus necesidades profesionales y la manera de cómo fortalecer al contexto y fortalecerse de él o a sí mismo. ■

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ