Dedican edición de la revista Barca de palabras a la escritora Amparo Dávila

Dedican edición de la revista Barca de  palabras a la escritora Amparo Dávila

■ Hasta hace poco el trabajo de la autora era inconseguible, comenta Javier Báez Zacarías

■ La publicación estará disponible al público en la tercera semana del mes de septiembre

El próximo número de Barca de palabras, revista de la Unidad Académica Preparatoria de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAPUAZ), será dedicado a la vida y obra de Amparo Dávila.

Javier Báez Zacarías, coordinador de esta publicación, profesor de literatura en la UAPUAZ, escritor y amigo personal de la autora desde 1995, ofreció a La Jornada Zacatecas adelantos sobre esta edición que se tendrá a disposición de los universitarios y público en general la tercera semana del mes de septiembre del 2013.
 Con este motivo han vuelto a la memoria muchas cosas, dice, entre otras, que Dávila fue por mucho tiempo una escritora casi olvidada por el medio editorial pero que sin embargo se mantenía como referente en la academia literaria y el interés de los lectores.

 Esto último es para Báez Zacarías un hecho misterioso porque dice, “es muy fácil que la obra de un autor se pierda” cuando sus libros dejan de publicarse y “empujarse” por él o ella mismos.

 “Cuando yo conocí a Amparo Dávila era una autora sin sus libros”, los había regalados todos, comenta Javier Báez sobre su encuentro con la pinense en 1995.

 “Si te encuentras un libro mío, cómpralo, yo te lo pago” le dijo ella. La reelectura de su propia obra le causó mucho gusto, “parecía como si no los hubiera escrito, como si hubiera sido un sueño”,  añade.

 “Ahora ya se pueden comprar (sus libros). El Fondo de Cultura Económica no hace mucho sacó los cuentos y los poemas, pero en ese momento era una obra que no se encontraba, que no existía, de una autora que dio tanto por el género cuento y que era mencionada por muchos críticos, que en las universidades se estudiaba ¿Pero dónde estaba la obra?, era inconseguible”, afirma.

Dávila tenía la percepción de no ser conocida en Zacatecas como escritora sino por ser la esposa de Pedro Coronel, por ello fue una sorpresa que en uno de los homenajes recibidos en el Salón de Recepciones del Palacio de Gobierno el lugar se abarrotara ¿Por qué estaba tanta gente ahí si no la habían leído?, se pregunta Báez, -“No sé, es un encanto que tiene Amparo Dávila”.

 Los cuentos de Amparo Dávila tienen un «encanto especial». De manera reciente su narrativa, fundamentalmente,  ha vuelto a la vida pública para recibir múltiples homenajes, reconocimientos y reediciones, y ha encontrado en los jóvenes un público con “muchísimo interés”.

El encuentro personal de Javier Báez con ella fue a causa de la fascinación que le causó su escritura. Ese es el medio ideal de conocer un autor, dice. Luego tuvo oportunidad de saber que es una persona muy sencilla con la que ha proseguido una amistad. 

Sobre sus cuentos hay mucho que abordar y esto es en parte lo que han hecho profesores, alumnos y escritores en Barca de palabras, “cada uno se dedica a un punto que podría ejercer fascinación”.

 Él destaca por su parte, la estructura de sus textos, “yo veía ahí la estructura perfecta del cuento: cómo va llevando la tensión narrativa hasta el final y ocultando todo hasta la última línea”. 

Alguien dedicará un artículo a “la ambigüedad de sus personajes ¿Quiénes son y qué son los personajes de Amparo Dávila? No podemos saberlo”, son seres extraños, que encuentran siempre en el lector una identificación personal, refiere contundente.

 En una entrevista que se incluirá en la revista, Dávila le relata cómo no fue difícil para ella entrar al medio literario mexicano. Fue secretaria de Alfonso Reyes, quien le predestinó un futuro como cuentista tras leer sus primeras historias.

“Ella empezó a escribir, a escribir. Y de pronto viene el Fondo de Cultura Económica y le dice -¿quieres publicar un libro con nosotros…cosa que es rarísimo no? Eso es algo extraño…una editorial en la que siempre hay muchos autores esperando a ser editados viene y te dice -¿quieres publicar? Eso es algo extraño, ¿por qué le sucedió, no sé?”

 “Después su obra desaparece. Hay muchos autores olvidadas: Guadalupe Dueñas; Inés Arredondo, Ramón Rubín”, refiere Javier Báez Zacarías. “No se consiguen sus obras….Amparo Dávila era una de estas autoras y de pronto su obra está aquí, la publican, es conocida, hay muchísimos homenajes. ¿Por qué? No sé…hay cierto encanto en ella y en su obra”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ