Compite Gilliam en edición 70 de la Mostra con cinta surrealista

Compite Gilliam en edición 70 de la Mostra con cinta surrealista

Venecia. El veterano cineasta Terry Gilliam regresó este lunes a Venecia para competir en la 70 edición de la Mostra con un filme surrealista de ciencia ficción que denuncia los excesos del presente tecnológico, la soledad, los amores virtuales y que en su primera proyección fue recibido a la vez con ovaciones y chiflidos.

Teorema Cero, realizado con bajo presupuesto y mucha imaginación, describe un futuro no muy lejano como una suerte de pesadilla, con gente conectada y observada en forma permanentemente, en el que dominan los mensajes de la publicidad, carteles con prohibiciones, todo tipo de venta de objetos e inclusive de iglesias.

“Narro una sociedad en la que la soledad dejó de existir. Todo el mundo está conectado siempre a internet, incapaz de vivir el momento en forma plena porque tiene ansia de comunicar inmediatamente a los otros lo que vive y siente”, recalcó el cineasta británico nacido en Estados Unidos, de 73 años, autor del célebre Brazil, una versión libre del libro de George Orwell 1984.

La obsesión por el futuro del cineasta se transforma en su última cinta en una denuncia del presente, aunque reconoció que decidió dejar un final abierto como un mensaje de esperanza, en el que el amor puede ser el camino para redimirse.

“El amor es peligroso para la sociedad”, comentó divertido Gilliam durante la presentación a la prensa.

En un mundo controlado por Management, que observa todos los movimientos a través de telecámaras instaladas hasta en los ojos, en una suerte de Gran Hermano de nuestros días, Qohen Leth, el actor Christoph Waltz, un genio de la informática, intenta resolver el teorema cero: el sentido de la vida.

Desde su extraña habitación, una iglesia gótica, oscura y sucia, con ratones y llena de instrumentos informáticos, Qohen espera la llamada telefónica que resuelva el complicado teorema matemático.

“Yo no me creo ni un ‘nerd’ ni un ‘geek’, pero me siento ante el computador y me dejo seducir”, admitió el realizador, que denuncia a su manera las relaciones virtuales, la incomunicación entre jóvenes, el temor frente a las decepciones de la realidad.

“La nueva fe es la tecnología”, sostiene Gilliam, que rodó su filme en Bucarest (Romania) en sólo 27 días y con actores amigos, que trabajaron gratuitamente, entre ellos Matt Damon.

“Hay que tener control sobre nuestra vida ya sea virtual, real o surrealista”, propone el realizador, que no obstante todo confesó que usó su iphone para completar el filme.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ