9.5 C
Zacatecas
domingo, 28 noviembre, 2021

Necesidad de actualizar (poner en vida) la ley de participación ciudadana

Más Leídas

Por: La Jornada Zacatecas •

Si la sociedad es un entramado comunicativo, esto es, no es algo que se compone de personas sino de múltiples formas de relación entre ellas, entonces la participación es una manera de dotar de realidad (efectividad) a los procesos de gobierno. Las acciones de gobierno tendrán más efectividad cuanto más participativas sean. No sólo por aquello de la legitimidad o respaldo social a ciertas decisiones, sino porque los problemas a los que se dirige la acción de los gobiernos son, justamente, fenómenos sociales; esto es, entramados de relaciones comunicativas. Por ello, las formas participativas de gobernar si pueden cambiar la realidad problemática que tienen la obligación de atender.

La participación de los ciudadanos es esencial para darle forma a la agenda pública, los temas toman o declinan relevancia de acuerdo con la existencia o no de la participación. Se revelan las preferencias de la población, se construye aprendizaje social y con ello se abre la puerta a la innovación en las formas de la decisión pública, se fortalecen las instituciones porque reciben justificación y legitimidad, se forma capital social o las redes que dan poder a la sociedad civil frente al Estado, también crea educación para la democracia: la deliberación hace posible que las personas se hagan ciudadanos. Y es muy importante que la participación sea amplia, porque cuando no lo es, y son pequeños grupos los que lo hacen incisivamente, puede ocasionar la llamada Captura de recursos institucionales. Es decir, pequeños grupos hiperactivos se apropian de la gestión y los recursos de las instituciones. En este último caso no es la deliberación sobre grandes temas y la definición social sobre ello, sino sobre todo la presión para incidir en la distribución de recursos públicos.

Con la opinión organizada y debidamente difundida, se da poder a la sociedad civil en la conducción de los destinos de todos. La participación distribuye el poder. Y entre más participación exista se evita que los grupos con poder económico impongan su interés. Una sociedad débil provoca anomalías y trastornos sociales.

La participación activa impulsa el interés público: lo común, que es de todos y debe ser transparente. Contrario a lo que origina el mal en las sociedades: lo opaco, oculto y de beneficio particular. Los gobernantes soberbios que pretenden manejar los asuntos de gobierno lejos del interés público siempre van a obstruir la participación: la decisión la quieren sólo para ellos. Es vital impulsar espacios deliberativos donde la sociedad se exprese y la opinión oriente las decisiones públicas: el debate político debe ser en todos los temas y todos los periodos, las elecciones son sólo uno de los momentos.

Los mecanismos de participación son el núcleo mismo del tema. Y lo mejor es que se realice en la mayor certidumbre posible. Por ello, lo más recomendable es que se plasmen los mecanismos en la Ley de Participación Ciudadana. En el caso de Zacatecas, contamos con una ley de este tipo desde 1998, pero es extremadamente ineficiente, al grado que ahora mismo está muerta. Ahora parecen avanzar los temas de democracia directa con decisión: plebiscito, referéndum, iniciativa popular y revocación de mandato. A nivel federal avanza la posibilidad de que el pueblo quite a los gobernantes que hayan sido negativos para sus intereses.

- Publicidad -

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias