15.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

Participación social y derecho a la salud

Más Leídas

- Publicidad -

Por: RAYMUNDO CÁRDENAS HERNÁNDEZ •

El artículo 4 de nuestra Constitución establece que: “Toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general,… Lograr la vigencia de ese derecho ha sido un compromiso explícito del presidente Andrés Manuel López Obrador reiterado en sus intervenciones durante su campaña, en su plataforma electoral, en su toma de posesión del cargo de presidente ante el Congreso de la Unión, y en sus informes formales e informales a la sociedad. Por ello, las primeras  instrucciones a los directores de las instituciones fueron enfocarse en la prevención, disminuir la saturación en el área de urgencias, mejorar la calidad de la atención, hacer más cortos los tiempos de espera para una consulta de especialidad o para una cirugía. Había que cambiar el rumbo de las privatizaciones disfrazadas con la subrogación de servicios, contratar más personal, formar más especialistas, invertir en infraestructura física.

- Publicidad -

Para cumplir la encomienda, de manera inmediata el IMSS implementó el programa de atención de tiempo completo para las consultas y se inició la programación de cirugías los fines de semana, se lanzó una convocatoria para cubrir 10 mil 794 plazas de nueva creación, la mitad para el programa de unidades de tiempo completo y la otra mitad para fortalecer la atención en el área de urgencias. Se reasignaron 2 mil millones de pesos para equipamiento como resonancias magnéticas, tomógrafos, mastógrafos, sistemas de oxigenación, microscopios para neurocirugía, entre otros. Y se adquirieron equipos e instrumental que no se renovaba en el IMSS desde hacía más de 10 años. Para preparar a más médicos especialistas, en 2020 se incrementaron en 43 % el número de becas para residentes, pasaron de 5 mil 443 a 7 mil 814 y para 2021 fueron 8 mil 300, con el propósito de paliar el déficit estructural en el número de especialistas que tiene nuestro país. Se concluyeron 56 instalaciones inconclusas, de las cuales más de 40 ya están operando. Para garantizar este derecho a más de la mitad de la población no derecho habiente de alguna institución, se inició la integración del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

Con acciones como las referidas el gobierno iniciaba el proceso de transformación institucional, cuando se recibieron las noticias de la existencia de un nuevo virus que causó la pandemia de Covid que hoy causa su 5ª ola de contagios. De manera oportuna, se difundieron las instrucciones sobre las medidas que debía tomar la población para romper las cadenas de contagios. Pronto quedó muy claro que un reto mayor, el más desafiante para evitar la saturación hospitalaria que ya se veía en otros países, era su reconversión para atender a enfermos de Covid. La instrucción del Presidente López Obrador fue muy clara, que nadie se quedara sin atención, que nadie que requiriera una cama o un ventilador se quedara sin él, para ello muchos servidores públicos se dedicaron a maximizar la capacidad instalada. El reto era abrumador, se necesitában más de 16 mil camas de las 32 mil camas censables que existián en todos los hospitales; se incorporaron 184 hospitales, lo que permitió alcanzar 14 mil 866 cama, incluyendo la reconversión de los 80 hospitales rurales del IMSS Bienestar; como había que crecer más se habilitaron unidades que estaban incompletas, y se instalaron camas y todo lo necesario en instalaciones no hospitalarias, como la Fundación Teletón, los centros de rehabilitación infantil, de Ciudad Nezahualcóyotl, de Iztapalapa y de La Paz, en Baja California Sur, y entró en operaciones la unidad temporal del Autódromo Hermanos Rodríguez, con 218 camas adicionales. Esto se logró en tan sólo 80 días, por lo que la Organización Mundial de la Salud reconoció que México es el país de las Américas que hizo mayores esfuerzos en su proceso de reconversión hospitalaria. La reconversión de espacios hospitalarios implicó que México instruyera a su personal diplomático para conseguir ventiladores, camas de hospital, y todo el equipo de protección para el personal, de manera que estuvieran en México lo más pronto posible. Ellos hicieron posible que, en un mercado con intensa competencia, México adquiriera oportunamente cerca de 250 millones de vacunas que han sido administradas a quienes así lo han decidido.

Una vez que la presión sobre el sistema de salud provocada por la pandemia ha disminuido hasta niveles manejables, el Gobierno Federal ha reiniciado los esfuerzos para cumplir la promesa de garantizar la salud a todos los habitantes. En Nayarit, Tlaxcala, Colima y otros avanza la rehabilitación de espacios, la compra de equipos, la basificación de personal, la contratación de especialistas, la dotación suficiente de medicamentos y diversos materiales de uso cotidiano. Está en marcha una reforma institucional para que los servicios de salud estatales se incorporen al IMSS-Bienestar que, todo indica sustituirá al Insabi, con lo cual se aprovechará de la mejor manera la experiencia institucional del IMSS. Hay que mantener la atención en este proceso fundamental para el bienestar de todos.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias