El cenicero

El cenicero
El Cenicero. Dibujo de Javier Manrique.

La Gualdra 432 / Río de Palabras

 

El cenicero desbordaba virutas de lápiz. El vaso contenía solventes, y las tapaderas de los tarros pigmento. Nada era usado para lo que había sido concebido, así era el estudio del pintor, sin embargo, cuando llegó el cliente y encendió su habano perfumado a la vainilla, nadie se percató de la inminente calamidad.

El hombre discutía el precio de una obra que quería sumar a su colección, no porque le faltaran recursos para comprarla, sino porque disfrutaba de obtener siempre el mayor beneficio. Gesticulaba al hablar e iba dejando un rastro de cenizas con cada movimiento.

Fue el propio pintor, un poco aturdido por la perorata, quien le acercó el cenicero, sin reparar en que estaba lleno de serrín y laminillas de madera que arderían al contacto con la brasa. El incendio lo consumió todo y el pintor murió. El cliente estaba satisfecho: las obras se cotizarían a la alza.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ