Día del Maestro 2020

Día del Maestro 2020

El Maestro deja una huella para la eternidad;
Nunca puede decir cuando se detiene su influencia.
Henry Adams

 

Mañana 15 de Mayo será una fecha muy especial, celebraremos el Día del Maestro sin festivales, sin rifas, comidas o algún otro tipo de convivencias que provoquen los abrazos, las felicitaciones o la entrega de reconocimientos para nuestros queridos maestros. Nunca en mis 26 años de servicio me tocó estar confinado al igual que mis demás compañeros universitarios, así que este tipo de restricciones que hay que acatar, no debe impedir brindar nuestro agradecimiento a los cientos de maestros que llevan la pesada carga de transmitir y generar nuevo conocimiento. Desde mi perspectiva, un Maestro debe ser la inspiración de sus alumnos, debe motivar ese entusiasmo por aprender, debe idear sociedades más justas y luchar por lograrlas. Un buen Maestro debe impregnarse de la juventud de sus alumnos pues con el paso de los años y las cargas de la vida, el subir y bajar de las aulas se hace cada vez más pesado; qué decir de la necesidad de fortalecer las instituciones para ofertar programas educativos vigentes y de calidad a la par de que las prestaciones a los docentes sean dignas y sólidas, pues muchas veces navegan por océanos de incertidumbre. Sin duda, los maestros constituyen un bien social que debe ser apreciado por los gobiernos, por las universidades y todas las instituciones educativas pues basta y sobra pensar por una sola vez, qué sería de México si no tuviera buenos maestros porque también malos hay muchos; seguramente el país mismo perdería el rumbo al no existir una ideología bien definida, al no tener un punto de partida para generar buenas actitudes basadas en la educación dentro del colectivo social. Los maestros constituyen la columna vertebral del mismo estado y, la tarea de enseñar, es uno de los oficios más dignos que tiene el Ser Humano en cualquier parte del planeta, de tal suerte, este día del Maestro brindemos un reconocimiento en la distancia, marquemos al teléfono de aquel docente jubilado y recordémosle los importante que fue en nuestra formación académica y profesional, digámosle que su trabajo no fue en vano, que estamos integrados en una sociedad de manera positiva; desempolvemos las viejas agendas y busquemos a los maestros más significativos en nuestra vida, mandemos abrazos virtuales y generemos una agenda de desayunos y comidas venideras para cuando todo esto termine. Los momentos que estamos viviendo nos han mostrado lo afortunados que éramos simplemente al caminar por la calle, al correr por el parque, al podernos saludar sin cubre bocas infames que no nos dejan apreciar la sonrisa o tal vez el enojo; qué privilegiados fuimos cuando chocábamos las copas al brindar por los maestros y desearnos ¡salud! Ahora, vendrán muchos retos para los docentes, no solo para regresar a clases si no cuándo vamos a volver y en qué condiciones, tal vez, quieran descansar a los maestros de más antigüedad por estar más en riesgo, o a los que están enfermos y, aquí reflexiono en la clase de nuevos maestros que deberán dar seguimiento a la vida académica universitaria o que tendrán a cuestas la defensa misma de la autonomía. Me pregunto pues: ¿Estamos heredando una buena camada de nuevos docentes en la UAZ? Ojalá y de corazón espero que sí, que no sean rajones y sepan conducir el destino de la Universidad, que puedan enfrentar los problemas financieros sin comprometer el bienestar de los profesores que le han dejado su vida entera a la UAZ, que se defienda a capa y espada el Contrato Colectivo de Trabajo, cada vez más rasurado como las nalgas de un mandril. Así las cosas y desde el encierro, debemos reflexionar en el presente y futuro de los maestros y estar atentos al devenir de la pandemia, pues las economías y las estructuras sociales y políticas se están reestructurando bajo la negociación de muchas cosas que se nos están ocultando. Sin embargo, es día de fiesta, no bajemos la guardia y desde aquí mis más sinceras felicitaciones a todos los maestros y maestras tanto de la Universidad Autónoma de Zacatecas como de todos los sistemas educativos. Un abrazo virtual con todo mi afecto y, por mi parte, estaré llamado a los maestros que me han inspirado para agradecerles personalmente por su esmero, regaños, dedicación y entereza humana. Gracias a Dios y al Universo, yo también soy Maestro. FELICIDADES!!! ■

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ