Cayetana

Cayetana
Cayetana. Dibujo de Javier Manrique.

La Gualdra 431 / Río de palabras

 

 

Cayetana no se andaba por las ramas, y eso que bien hubiera podido, pues era, sin exagerar, su naturaleza. Era un macaco cuyos abuelos habían llegado del sureste de Asia a Catemaco, vía Puerto Rico, para una investigación científica. La tribu de macacos competía con la de aulladores por la atención de los turistas, pero como cada una estaba en una isla distinta y distante no había enfrentamientos.

A Cayetana nunca le gustó trepar a los árboles, vivía en una cueva y se paseaba displicentemente por la playita cuando se acercaba una lancha en espera de que le arrojaran bananas. Parecía dócil.

Se la robaron porque creyeron que era buen negocio llevársela al circo. Pero dejó de ser mona con sus captores y no se acercaba a los trapecios y los puentes colgantes y era hosca con quienes se acercaban. Un día la dejaron en una estación de ferrocarril abandonada.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_431

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ