Incapacidad Crónica: La necesaria reflexión en la Secretaría de Gobierno

Incapacidad Crónica: La necesaria reflexión en la Secretaría de Gobierno

Era fin de año cuando en el centro penitenciario de Cieneguillas se había visto envuelto en un evento de extrema violencia, donde perdieron la vida 16 internos. Se evidenció que no hay el mínimo control de los centros de reclusión, mucho menos tendrán el control afuera de ellos. Si un lugar donde tienen la vigilancia cerrada no pueden controlarlo, afuera, en los territorios abiertos, el control es absolutamente nulo. No hay Estado porque a lo largo de décadas el gobierno se ha nulificado. ¿Hablamos de política criminal que tenga estrategias de reinserción social o readaptación? ¡Ni hablar! En Zacatecas ni a nivel nacional se emprendido una política penitenciaria eficaz: no hay seguridad de la integridad física de los internos, tampoco hay seguridad en las propias condiciones de internamiento y tampoco existe reinserción social.

La política penitenciaria depende de la Secretaría General de Gobierno. Después de los aciagos eventos de inicio de año, debieron crear una serie de estrategias de seguridad en todos los órdenes en ese penal, y al parecer no se hizo lo suficiente: se cambiaron algunos burócratas y se trasladaron 165 internos a centros penitenciarios federales, fue todo. La investigación de los grupos que actúan dentro del penal, las redes y contactos que mantienen con sus redes de acción afuera, y los mecanismos de intercambio de información, acciones conjuntas, flujos de dinero, etcétera; nada. Una política penitenciaria sin dispositivos de inteligencia es vacua. No existe. Un plan de una fuga no sólo se localiza por los operativos empíricos al momento de construir un túnel, en este caso de 50 metros, sino por los dispositivos de inteligencia que tenga la autoridad dentro del penal. ¿Cómo es posible que los internos sigan conectados con todas sus actividades delictivas desde dentro del penal? Sobre todo, tratándose de personas de un perfil de altísima peligrosidad: secuestradores y homicidas calificados en asociación delictuosa. Construir un túnel de esa envergadura implica una estructura organizativa grande, con dinero y poder. Así, el objeto de investigación de las autoridades es la acción de esas estructuras organizativas. Y pues no hay el mínimo de inteligencia en toda la estructura de la Secretaría General de Gobierno, de la cabeza al director del penal. ¿O habrá complicidad de todos ellos? Al observar los hechos, es difícil pensar que la complicidad se limite a custodios.

Las acciones de gobierno en el área suscrita suponen, por lo menos, contar con una política penitenciaria. Y si no la tienen, simplemente no están gobernando. Es el escenario donde sólo se trata de incapacidad crónica; pero también está el escenario más preocupante, donde la omisión no sea por motivos de incapacidad, sino de algún tipo de complicidad en el área de gobierno responsable. Por tal motivo, lo que debería ocurrir en este caso, es que el orden Federal junto con la FGR tome el caso en sus manos para que investigue y actúe en consecuencia. La Secretaría General del Gobierno de Zacatecas debe tener una urgente reflexión, la incapacidad crónica (no sólo en el tema de seguridad) ha traído serias pérdidas a la gobernabilidad del estado. Pero la sacudida deberá servir para empezar a hacer las cosas bien, y contar, por lo menos, con una política mínima de centros penitenciarios.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ