A AMLO no lo despeina el Covid

A AMLO no lo despeina el Covid

No le han quitado ni una pluma a nuestro gallo, refiere el refrán popular. Y en esta ocasión lo aludo porque es realmente impresionante el manejo de crisis y la templanza con la que se maneja el presidente de México. Mas allá de las buenas o malas decisiones, la tranquilidad que emana y que posiblemente convida a sus seguidores, es de admirarse. Podrá estar el dólar por los cielos y el petróleo por los suelos, pero a nuestro presidente no lo hacen moverse un a ápice de su visión.

El miércoles 22 de abril del presente, se han anunciado las medidas paliativas para enfrentar la crisis económica que ha dejado la pandemia del coronavirus. Hay una parte que me preocupa, la visión del presidente es estrecha. Las medidas anunciadas en su mayoría van encaminadas a modificar su programa de gobierno, no a resolver, aunque sea en parte los problemas de liquidez que tiene la población. Él entiende al gobierno y a sus acciones como el gran padre de la familia, él dirige el Estado como dirige a su familia, pero ojo, el manejar verticalmente al Estado, no necesariamente lo convierte en Estadista, esa cualidad se podría atribuir si visualizara cómo se genera la inversión, cómo el empresario es el mayor generador de empleos, cómo ayudarle a cubrir algunos de sus gastos fijos ayudaría a que siguiera pagando la nómina, cómo el comerciante surte y se resurte en el mercado local y necesita algo mas que una tanda o un crédito a la palabra, cómo México es más, mucho más que el padrón de los programas asistencialistas.

“Al enumerar los programas y proyectos prioritarios que seguirán, explicó que se posponen las acciones y gasto del gobierno con excepción de los siguientes programas: pensión para el bienestar de los adultos mayores; bienestar de personas con discapacidad; Sembrando Vida; programa de apoyo para el bienestar de los hijos de madres trabajadores; becas Benito Juárez; construcción de 100 universidades; la Escuela es Nuestra; Jóvenes Construyendo el Futuro; tandas para el bienestar; Banco del Bienestar; atención médica y medicamentos gratuitos”.

Además, insistió en desaparecer el aguinaldo a lo que él denominó como “alta burocracia”, es decir, desde los subdirectores hasta el propio presidente, no contaran con esa prestación de ley. Mas allá de los aspectos jurídicos, seguros litigios y renuncias, el tema es que el Ejecutivo va a perder la simpatía de una gran parte de sus simpatizantes, que no seguidores, puesto que la medida es unilateral e impositiva, y afecta nuevamente la derrama en la economía local. De acuerdo estoy en que son tiempos de grandes esfuerzos por parte de todos, y es probable que un poco más por parte de la burocracia, por ser los primeros agentes solidarios con el gobierno, y por lo mismo tener cierta seguridad social. Pero sigue sin gustarme la pirámide de acciones con la que cuenta el presidente para la toma de decisiones.

Al inicio del texto decía yo, que no le han quitado una pluma a nuestro gallo, en franca alusión al presidente y a sus obras y acciones “prioritarias” esas que no se miden, y al no medirse como dice el CONEVAL, no se pueden mejorar ni saber su impacto real, esas que suplieron a las obras faraónicas de sexenios pasados, para venir a dar el ejemplo de que se pueden hacer las cosas bien, sin corrupción y a un menor costo. ¿será? Dos Bocas, Santa Lucía, el Tren Maya, Tren de Guadalajara, 100 universidades Benito Juárez, desarrollo del Istmo y Espacio Cultura Chapultepec-los pinos, esas no se mueven, no se recortan y no se suspenden. Con honestidad pregunto ¿qué tan importantes son estas obras en este momento? Si ahora no hay precio para el crudo, ni turismo producto del COVID, ¿no valdría la pena modificar el presupuesto y pasar ese recurso directamente a mover a la economía local?

Propuestas:
Darle vigencia al pacto federal y que los estados y municipios detonen las economías locales con obra pública, compras de insumos para salud y alimenticios a pequeños comerciantes, pensión universal a todos los mexicanos, aunque no se encuentren en grupos vulnerables, incluidos niños y niñas, préstamos a tasas cero por parte del banco de México, flexibilizar el ISR, pago del 100% de la nomina a empresas fiscalmente responsables.

Quitémonos la falsa idea de que México es un país petrolero poderoso, esto es falso. Entremos de lleno a la economía diversificada, que México tenga algo mas que ofrecerle al mundo que petróleo, que construya su presupuesto no solo calculando el crudo. Que se fortalezca la economía a partir las energías limpias y la digitalización. Cómo dijo un gran amigo, incluso para ello vamos tarde.
Quiero felicitar a quien ha estado conmigo en las buenas y en las malas. Gracias Fátima.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ