El distanciamiento social, el éxito de California ante el Covid-19

El distanciamiento social, el éxito de California ante el Covid-19
Los Ángeles, Californa ■ FOTO: ALEJANDRO ORTEGA


■ Al contar el 16 de marzo con casi mil contagiados y 18 muertos, se convirtió en el primer estado en EU en imponer la cuarentena obligatoria

■ En Los Ángeles te dan una multa si no te pones cubreboca, entonces la gente sí hace caso

■ En los mercados no dejan entrar mucha gente y tienes que hacer línea para pagar, con seis pies de distancia de los demás: Eva Rodríguez, migrante zacatecana

■ En San Francisco el confinamiento no fue voluntario como en México, sino obligatorio, pero no con la misma rigidez que los países europeos: Melina González

■ “Aquí la gente no quería guardarse. Las medias se hicieron más fuertes: cerraron los espacios públicos, los lugares de esparcimiento”

 

México se encamina a la Fase 3 de la pandemia del Coronavirus (Covid-19), una etapa en la que se estima que el contagio a nivel local sea mayor debido a muchos casos asintomáticos que se presentarán. Y a pesar de que desde el mes de marzo se comenzaron a tomar medidas como el distanciamiento social, el fin de las clases presenciales, así como de algunos trabajos, el quedarse en casa ha sido poco atendido por la población y esto pudiera tener consecuencias graves.

“Quédate en casa” han sido quizá las tres palabras más pronunciadas en los últimos meses. Múltiples promocionales del gobierno y en distintas lenguas originarias lo recuerdan todos los días. De hecho, es imposible pensar la frase sin que la voz de Hugo López-Gatell, el subsecretario de Salud de México, resuene en la cabeza, pues es quien ha repetido hasta el cansancio que puede ser una de las medidas más efectivas para aplanar la curva de contagios y, por ende, evitar un mayor número de muertes. Pero hasta hace una semana, México era el primer país de América Latina que menos estaba respetando la medida.

Es sabido ya que para 30 millones de mexicanos es imposible quedarse en casa, ya que viven al día y si no salen a trabajar, llevarse un platillo a la boca será prácticamente imposible. Pero a la otra gran parte de la población se le pude facilitar y es ahí donde, de acatarlo, se pudiera lograr el éxito que las autoridades de salud pretenden. Porque la efectividad del aislamiento y la distancia social existe y un ejemplo de que así es, lo ha puesto el estado de California en Estados Unidos, que ha demostrado que con medidas drásticas y disciplina de sus habitantes se puede combatir con brío el embate del Covid-19.

California y su modelo ante el Covid-19
California es el estado más poblado del país vecino del norte con aproximadamente 40 millones de residentes y su economía está considerada como la quinta del mundo. Pero en marzo pasado la tranquilidad californiana comenzó a entrar en un estado de zozobra cuando el gobernador Gavin Newsom estimó que más de la mitad de sus habitantes se contagiaría si el territorio no ponía en práctica medidas estrictas de aislamiento. Por lo que, al contar el 16 de marzo con casi mil contagiados y 18 muertos, se convirtió en el primer estado del país en imponer medidas drásticas para contener la pandemia, decretando así la cuarentena obligatoria.

Pero además, las autoridades californianas ordenaron el cierre de negocios no esenciales y también de las escuelas. Las grandes empresas enviaron a sus empleados a trabajar desde casa y la curva de contagios, quizá la reacción más deseada en el mundo este momento, comenzó a aplanarse. California dejó de estar en el ojo del huracán para cederle el primer sitio al estado de Nueva York, que tomó las mismas medidas, pero tres días más tarde y al parecer esa diferencia fue clave, pues ya contabilizaba 15 mil casos confirmados y más de 100 muertes.

“Aquí en Los Ángeles más o menos sí han entendido lo de las órdenes de no salir a las calles, no están tan llenas. Hay personas que salen porque tienen que ir a trabajar, pero todas llevan máscaras puestas, porque nos han dicho que es una orden, que cualquier persona tiene que ponérsela para salir; de hecho te dan una multa si no te la pones, entonces la gente sí hace caso. En los mercados no dejan entrar mucha gente y tienes que hacer línea para pagar, con seis pies de distancia de los demás”.

Quien habla es Eva Rodríguez Escobar, una migrante zacatecana con 31 años de residencia en Los Ángeles donde trabaja de niñera, a quien el aislamiento, dice, no le ha afectado mucho ya que no sale tanto, salvo al trabajo y a visitar a sus hijas y nieta.

“Normalmente estoy en el apartamento. Es un poco aburrido estar todo el día encerrada, me pongo a leer, a ver la televisión o hacer los juegos de palabras que me gustan, pero de ahí en más no me ha afectado porque mis jefes me están pagando. Sí extraño ir a trabajar y el movimiento que hago en la casa, y hablar con los niños y hacer mis actividades normales”, cuenta para La Jornada Zacatecas.

“Sí han hecho más cosas en Los Ángeles que en otros estados, en otros ni siquiera han dejado de salir. Las iglesias están cerradas, las bibliotecas, los parques, Disneylandia; no hay conciertos, nada. Nosotros habíamos comprado boletos para ir a ver al Mariachi de Tecalitlán, pero se canceló y estamos esperando otra fecha. Los Ángeles sí ha tomado más en serio y la gente está calmada, incluyendo a las pobres personas que perdieron su trabajo o negocio”.

En la bahía de San Francisco el éxito de mitigar el contagio también se logró con las medidas drásticas y la sana distancia, pues hasta la fecha, teniendo un millón de habitantes sólo ha registrado 17 decesos, pero es que a diferencia del condado de Los Ángeles, la cuarentena en la ciudad inició desde el 5 de marzo, lo que para la reportera zacatecana avecindada allá, Melina González Solís, fue clave en el éxito contra el Covid-19, porque el confinamiento no fue voluntario como en México, sino obligatorio más no con la misma rigidez que los países europeos.

El 5 marzo, explica vía mensaje de voz la zacatecana, a pesar de que San Francisco no tenía ningún caso de personas fallecidas, se decretó la cuarentena porque ahí es donde habita la mayor cantidad de personas que provienen de China, por lo que previendo un posible brote, el gobierno se anticipó y hasta el momento solamente han muerto 17 personas a causa del Covid-19. Sin lugar a dudas, dice González Solís, el confinamiento sí resultó exitoso.

Además de las medidas impuestas, la periodista añade que en materia económica se brindaron estímulos a aquellos que no se querían resguardar en casa debido a su trabajo. No obstante, el gobierno otorgó cheques de hasta 2 mil 400 dólares a cada ciudadano, incluidos indocumentados, y fue así como respetaron la cuarentena.

“Sí bien los números ya han bajado y se han detenido a comparación de otros estados como Nueva York, todavía se siguen presentando, pero los pronósticos van muy por debajo de lo que se estaba esperando para esta fecha, que la mitad de la gente en California estuviera contagiada”.

“Aquí la gente no quería guardarse. Las medias se hicieron más fuertes: cerraron los espacios públicos, los lugares de esparcimiento. Únicamente los parques muy grades o aquellos espacios con bosques quedaron abiertos, donde si podía darse el distanciamiento”, además, narra la zacatecana, se aplicaron multas y se podía encarcelar a la gente si la policía determinaba que no había una necesidad o justificación para estar violando las reglas de distanciamiento social. Al final, asegura, la gente comenzó a disciplinarse y eso también ha sido parte del éxito.

“Acá en definitiva, sí funcionó el aislamiento casi total de la población. Y el usar guantes y cubreboca pero, pues allá en México va estar bien difícil lograr eso por las condiciones sociales y económicas. Pero sí sería lo más prudente aislarse, dejar que los contagios bajen y poder regresar paulatinamente a las actividades. Sí es bien importante el distanciamiento social”, recomienda la reportera.

El éxito de California sobre Nueva York
En California han muerto a causa del virus más de 800 personas en dos meses y medio, desde que comenzaron a registrarse los primeros casos, mientras que Nueva York ha registrado una cifra similar pero sólo en un día. Hoy, ambos estados han extendido la cuarentena hasta el 15 de mayo. Esto ha hecho que investigadores de las universidades californianas hayan coincidido en que las medidas tempranas y el aislamiento físico fueron claves para que la curva se aplanara.

Influyeron además, un mejor servicio de salud en California, que al no caer en escasez crónica pudo prestar incluso 500 respiradores para los hospitales de Nueva York; pero también las características urbanas fueron claves, pues mientras en la Costa Oeste el territorio es más amplio y disperso y la gente vive en sus casas, en Nueva York fue más difícil porque las personas residen en departamentos y para trasladarse dependen del metro, algo que no propició la sana distancia.

Casos como el de California demuestran que el aplanamiento de la curva se puede lograr con disciplina. Las medidas tomadas en México no difieren de las tomadas en el estado fronterizo, pues desde marzo, con pocos casos confirmados, finalizaron las clases presenciales y se suspendió todo evento masivo. Ahora el gran reto, si es que se quiere que esto termine pronto, es que los mexicanos se queden en casa.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ