Ni ingresos, ni trabajo para miles de mexicanos: ¿qué hará el Estado?

Ni ingresos, ni trabajo para miles de mexicanos: ¿qué hará el Estado?

Miles de mexicanos están sin ingresos, cerrando sus negocios y con enorme depresión psicológica. El mercado está semiparalizado y ya se anuncia para este año una caída para México de 6 u 8 puntos del PIB en el año, pero en el trimestre de abril-junio puede llegar la caída a menos 20 puntos. Entonces, el trimestre que iniciamos será especialmente difícil. Con estos números, la captación fiscal se verá seriamente dañada, y si tomamos en cuenta que el petróleo tiene precios irrisorios por la propia crisis global que bajó un 30 por ciento la demanda del energético y la estrategia pasada de la OPEP de equilibrar el precio no ha dado los resultados deseados, observamos que la bolsa de la hacienda pública está en serios problemas. La entrada de divisas al país por vía de exportaciones y remesas también está deshecha. Este panorama se agrava con los problemas que veníamos arrastrando de crimen organizado y violencias en todos los sectores sociales. Parece una olla exprés.

La pregunta que nos hacemos los mexicanos es, ¿qué vamos a hacer? En Estados Unidos tienen el seguro contra el desempleo que ayuda a soportar el consumo de las familias, y España acordó implementar para mayo un tipo de renta mínima básica para que los españoles ‘tengan comida en la nevera’. Pero todas las medidas contra-cíclicas necesitan dinero fresco y rápido, no pueden esperar al siguiente año. Estados Unidos solicitó un paquete de 2 billones de dólares para inyectarlo a su economía a la brevedad a cuenta de deuda pública. En Europa discuten medidas similares. Lo preocupante es que México no ha anunciado nada de medidas contra-cíclicas de una política fiscal expansiva que amortigüe los huecos en el consumo y la nula inversión, sino que se insiste en la contracción del gasto y el discurso de la austeridad.

Si no hay medidas contra-cíclicas rápidas, los efectos pueden generar daños estructurales de los que nos arrepentiremos. Es importante que los colegios de economistas le expliquen al gobierno que no tienen otra salida: en este momento se deben usar los ahorros y completarlos con deuda pública para impulsar el gasto que, a la vuelta, traiga de regreso ingresos. Si disminuyen los gastos del gobierno en un 50 por ciento, como lo acaban de anunciar, todas las empresas que son proveedoras de los gobiernos quedarán en la quiebra. La austeridad para evitar los ‘abusos’ es algo excelente, pero aplicarla en los ‘usos’ es catastrófica: no se desinfla la burocracia, sino que se provoca la quiebra de cientos de empresas que dependen del gasto de los gobiernos. Empresas de todo tipo, que en Zacatecas es nítido como el agua. Pero vemos lo contrario. Se anunció que algunos ingresos petroleros se invertirían… ¡en disminuir la deuda! Se requiere que las cámaras legislativas discutan las opciones y lleguen a acuerdos con el Ejecutivo para evitar que el daño a la economía nacional sea permanente. Y al final del día, que todos los mexicanos tengan comida en sus refrigeradores y no caigan en la desesperación que, siempre, es de finales reservados.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ