El presidente en su laberinto

El presidente en su laberinto

El momento de crisis que enfrenta el mundo es (era) una oportunidad imperdible para un proyecto disruptivo, como el que prometía el anuncio de una cuarta transformación. Mientras otros líderes en el mundo han optado por el cambio de su discurso, aún siendo fieles adeptos del sistema que predomina globalmente, en México, con un jefe de estado cuyo origen es la oposición a dicho sistema global, no ha sido así. El contexto que antecedió a la pandemia y sus efectos, son un escenario ideal para justificar un cambio del tamaño del que merece abandonar las políticas neoliberales identificadas por su lejanía con la justicia social y apostar por una redefinición del Estado en un momento en que los propios representantes del capital claman por un nuevo pacto. Éste y no otro era el momento para anunciar un paquete de reformas fiscales que, más allá de la constante e insuficiente austeridad, apostara por ampliar la base de recaudación y legitimara una contribución mayor de quiénes más tienen a favor de los que menos. También era una oportunidad inmejorable para llamar a una reforma general en materia de seguridad social, para unificar el fragmentado sistema; abarcar lo más universalmente posible a la población e ir por una política de reducción de los privilegios de unos cuantos, a favor de la garantía de derechos de todos. También era ésta una oportunidad única para fortalecer el sistema de salud, exhortando a toda la clase política a cerrar puertas a favor de una política inherente al momento y a la crisis: aumentar la inversión y el gasto en infraestructura, alcance y mejora de nuestro sistema de salud, así como el bienestar de los profesionales que arriesgan su salud y la de sus familias, por la nuestra y la de nuestros seres queridos. Podría haberse insistido, con una legitimidad como no se ha visto, de la importancia y justicia de los programas sociales como las pensiones para adultos mayores, las becas y un modelo de renta básica universal para los millones de pobres que no pueden hacerle caso al subsecretario López Gatell en su cruzada “Quédate en casa”; era el momento para justificar el abandono de proyectos “emblemáticos” que la crisis convertirá en un despropósito y suspender la distracción de recursos necesarios para la supervivencia de millones de mexicanos.

Pero no. El presidente no se dio por enterado de la oportunidad. No tuvo la capacidad, sea por necedad o porque, simplemente es incapaz políticamente de gobernar más allá del discurso fácil, de la consigna popular, de la frase aplaudida. Decidió hacer uso del mismo templete, del mismo foro, que, aunque vacío, le llenó de aplausos el ambiente, aunque, tal vez como siempre, pero literalmente como nunca, sólo fue posible escuchar el eco de su propia voz. En medio de la crisis que marcará su gobierno, el presidente está preso de sí mismo y su incapacidad para encontrar la salida: en un laberinto que él mismo construyó y que se niega a abandonar. Uno en el que sus fortalezas, al paso de los días de su aislamiento de la realidad, se vuelven debilidades, ya no solo políticas o de liderazgo, sino nacionales.

Sí algo positivo habrá de traernos esta pandemia (que no por ello dejará de ser maldita), podría ser la inmejorable oportunidad para replantearnos la normalidad. Pero el régimen de la cuarta transformación parece no poder transformarse de denunciante pasivo a gobierno proactivo.

El presidente nos recetó este 5 de abril, una mañanera más, en horario vespertino y en domingo. Su discurso es, cuando menos para él, a prueba de balas, de virus, de pandemias, de crisis económica, recesión y un largo etcétera. El presidente nos ha demostrado que se encuentra preso de su propio laberinto. El presidente de la cuarta transformación parece decidido a no transformar, sino a conservar, sin importar que las circunstancias, y el mundo mismo, cambien. ■

@CarlosETorres_

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ