Sierra de Pinos

Sierra de Pinos

En estos brevísimos pasajes que venimos haciendo sobre los partidos o subdelegaciones de Zacatecas en aspectos de su historia, política e instrucción de la primera enseñanza; hoy nos ocuparemos de mi matria. Pinos otrora famosos por su mezcal que raspaba el gaznate, es conocido por haberse erigido en años recientes como pueblo mágico. Es la tierra que vio nacer a conocidos personajes de la política y la literatura como son los casos del muy ilustre decimonónico Luis de la Rosa Oteiza y la cuentista Amparo Dávila.

A lo largo del periodo colonial, ésta jurisdicción del sureste del estado formó parte indistintamente de los actuales territorios de Zacatecas, Jalisco (Nueva Galicia) y San Luís Potosí (Nueva España). Fue un territorio de frontera, como se solía decir en la época, en constante disputa.

Entre los siglos 18 y 19 el Partido o Subdelegación de Sierra de Pinos tuvo como límites en la parte Norte y Oriente el Estado de San Luís Potosí, al Sureste con Jalisco y al Poniente y Sur con la entonces Subdelegación de Aguascalientes1.

Originalmente, antes de ser conquistado y colonizado estuvo habitado por indios guachichiles, que se ocupaban de la caza y la recolección y que hicieron de la región bautizada después como “El gran tunal”, uno de los nichos ecológicos de este grupo étnico. Antes de fundarse el real de San Matías de Sierra de Pinos, operó el presidio de Ojuelos ubicado sobre el camino real de tierra adentro, mismo que estuvo en funciones sólo 20 años, de 1570 a 1590. Los primeros depósitos de plata fueron descubiertos en 1593. Se atribuye a Juan de Oñate ser su descubridor por el mismo tiempo en que descubrió las Salinas del Peñol Blanco, Charcas y San Luís Potosí y entre los primeros en establecerse fueron los frailes franciscanos que fundaron un convento con el nombre de la Concepción2. En 1594, el alcalde de San Luís Potosí designó un diputado para Sierra de Pinos. Antes de 1600, habían llegado colonos tlaxcaltecas. En 1696, Charcas y Sierra de Pinos compartían un mismo alcalde mayor nombrado desde España. Diez años después fue anexado por la Audiencia de Guadalajara. Una disputa similar ocurrió entre Sierra de Pinos y San Luís Potosí por Ahualulco y Mezquitic. En 1787 pasó a ser subdelegación de la intendencia de Zacatecas.

Mapa 11. Subdelegación o Partido de la Sierra de Pinos.

Fuente. Gerhard, Peter, The North Frontier of the New Spain, University Oklahoma, USA, 1993, p. 128.

Entre 1770 y 1772 el Partido de Sierra de Pinos contaba con 13 haciendas y 180 ranchos3. Las municipalidades que integraron éste partido fueron las de Ahualulco (actualmente perteneciente al estado de San Luís Potosí) y Ángeles en donde al igual que en la cabecera del partido y en la Hacienda de San Nicolás, según documentos de archivo se establecieron escuelas de primeras letras. Formaba parte también de su jurisdicción la congregación de Santa Rita (hoy Villa Hidalgo) y haciendas importantes por su extensión como Pendencia, Espíritu Santo, San Martín, San Nicolás, El Lobo, Pedregoso, Agostadero (Villa García), San Marcos y la Parada. Además de los reales mineros de la cabecera y de Ángeles, Pinos se distinguió por su producción de ganado menor y por producir en sus haciendas la mayor parte de los vinos mezcales que se comercializaban en el estado. De acuerdo con el censo de 1837 habitaban en sus demarcación 28 323 personas4.

Durante la primera década decimonónica, en la cabecera del Parido siendo el subdelegado del mismo don Mariano de la Rosa, tuvo lugar la fábrica material de una escuela de primeras letras. La escuela de la finca reedificada por de la Rosa abrió sus puertas según sostiene Elías Amador desde 1802. El primer maestro que la dirigió, sobre el que no se conoce su nombre, cobraba un suelo de 250 pesos anuales, llegando a sufragarse los demás gastos para la compra de silabarios, pautas, catones, pizarras, catecismos y demás utensilios con las aportaciones de los vecinos y en primer término por los padres de los escolapios5. El establecimiento se abrió como escuela sólo para niños. Esta es la primera escuela de primeras letras de la que se tiene noticia fundada en el real de Pinos, pues anteriormente sólo se sabe la presencia de un cura doctrinero que en el barrio y parroquia de Tlaxcala enseñaba a los indios el castellano y la religión cristiana6, sin que llegara a ser escuela de primeras letras (continuara…).

Referencias:
1Orozco y Berra, Manuel (Coord.), Apéndice al Diccionario de Historia y Geografía, México, Imprenta de J.M. Andrade y F. Escalante, 1856, p. 1040.
2Loc. cit.
3Gerhard, The North Frontier of the New Spain, University Oklahoma, USA, 1993. P.. 129.
4Orozco y Berra, op. cit. p. 1041.
5Amador, Elías, Compendio Histórico de Zacatecas, Zacatecas, Mex. PRI, 1882, Vol. I, p. 576.
6Idem. Vol. II, p. 109. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ