Asiste Arun Gandhi a la FIL; llama a los presentes a sembrar la semilla de la paz

Asiste Arun Gandhi a la FIL; llama a los presentes a sembrar la semilla de la paz
Arun Gandhi presentó su libro “El don de la ira. Y otras lecciones de mi abuelo Mahatma Gandhi” ■ foto: cortesía fil

■ El núcleo de la filosofía de su abuelo era “transformar a la otra persona con amor y respeto”

■ “Los niños pueden ser los líderes que se necesitan, pueden diseñar cómo será el mundo”

 

GUADALAJARA, JAL. El nieto del padre de India, Mahatma Gandhi, llegó a la FIL Guadalajara, como parte de la delegación del país invitado, para sembrar la semilla de la paz en espera de que ésta germine.

Arun Gandhi habla como lo hacen los sabios, como lo hacen los hombres de paz, y es que no podría ser de otra manera pues su abuelo no profesaba otra ideología que la de la paz. Durante la conferencia “Gandhi y la desobediencia civil” recordó aspectos biográficos de uno de los hombres más reconocidos del siglo 20, quien, según Arun, nunca consideró a nadie un enemigo, pues incluso durante su lucha por la Independencia de India no vio a los ingleses como rivales, sino como amigos en espera de que cambiaran su actitud.

“El núcleo de su filosofía de la no violencia era transformar a la otra persona con amor y respeto, no a través del odio, no a través de la ira”. Y es precisamente ese carácter, ese tipo de liderazgo el que Gandhi considera que se necesita, que sea sincero, que realmente se preocupe por la gente y que no piense en obtener el poder. “Si se vive en miedo y no en democracia, nuca seremos libres realmente”, advirtió.

Gandhi refirió que los niños pueden ser mañana los líderes que se necesita, porque “pueden diseñar cómo será el mundo, pueden arreglar este problema en el que vivimos actualmente, pueden saber qué está mal, lo pueden arreglar y ser los orgullosos líderes de este mundo que puede ser mejor”.

“Quiero finalizar con una historia que mi abuelo solía narrarnos usualmente en Delhi: un antiguo rey de India quería saber el significado de la paz. Llamó a diferentes sabios a su reino, quienes dieron sus mejores respuestas, pero no satisficieron al soberano. Le dijeron que el único sabio que podía darle la respuesta no pudo ir porque estaba anciano. Al día siguiente, el rey acudió a visitar al sabio para conocer la respuesta. El hombre le mostró una semilla de trigo y le dijo que esa era la respuesta”.

“El rey, para no demostrar su ignorancia, tomó la semilla, la llevó a su palacio y la guardó en una caja. Día tras día la abría buscando una respuesta y no pasaba nada. Días después el sabio lo visitó y el soberano aceptó que no entendía el significado de la paz. El hombre le dijo: si mantienes la semilla guardada no pasará nada. Tienes que enterrarla y dejar que se mezcle con los elementos para que germine, crezca y forme un enorme campo de trigo, ese es el significado de la paz. Si alguien se encierra en sí mismo, no pasa nada, pero si se comparte con los demás serán creadores de paz. Así, yo vengo esta noche a compartir esta semilla con ustedes, la misma que yo recibí de mi abuelo, porque creo que todos juntos podemos cambiar el mundo”, concluyó el nieto de Mahatma Gandhi, quien presentó además su libro “El don de la ira. Y otras lecciones de mi abuelo Mahatma Gandhi”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ