Siguen las venas abiertas de América Latina

Siguen las venas abiertas de América Latina

La lucha por el poder y los grandes problemas que se originan entre grupos de personas en el mundo, en México y en América Latina, tienen como denominador común, la riqueza y su forma de administrarla. Un territorio o país sin riqueza natural nunca será motivo de conquista ni de disputa. Tanta riqueza, tantos recursos naturales, tantos minerales, tantos metales valiosos, tanto petróleo, tanta bondad de la naturaleza hacia el territorio latinoamericano ha sido la causa de todas sus desgracias. La invasión europea, las dictaduras, las guerras civiles, los golpes de Estado, los bloqueos económicos, la subordinación a los Estados Unidos de América, todos tienen como móvil el control del territorio rico en recursos naturales.

Con el perdón y el debido respeto que se merece el escritor Uruguayo Eduardo Galeano, me permito utilizar el título de una de sus grandes obras para encabezar esta columna…

El universo, Dios, el destino, o lo que usted quiera, bendijo las tierras y aguas del territorio de América Latina. En esta parte del mundo, podemos encontrar y disfrutar de múltiples ecosistemas, el desierto, bosques nevados, selvas tropicales, ríos y mares, en fin, la naturaleza fue muy bondadosa con las tierras latinoamericanas. Es lógico también, que por ser tan bondadosa la naturaleza con Latinoamérica, en su extenso territorio conformado por distintos países, se encuentren grandes concentraciones de recursos naturales. Fueron estos recursos naturales los que causaron la explotación desmedida de las tierras y de los pobladores de las distintas regiones de américa latina por parte de imperios europeos.

Es bien conocida la historia de México durante la conquista española, el saqueo de recursos naturales, la evangelización y el derramamiento de sangre fueron los distintivos del paso de los españoles sobre nuestro territorio nacional. En nuestro territorio existían y siguen existiendo grandes concentraciones de oro y de plata, además de ello su extracción era mucho menos costosa que en Europa, a ello súmele la belleza de las selvas y bosques, la gran biodiversidad que aun conservamos y la pureza de sus aguas; los conquistadores quedaron fascinados en cuanto pisaron nuestras tierras; pronto tomaron la firme decisión de someter a las tribus nativas y de esa forma apoderarse de toda la riqueza; fueron más de 300 años de saqueo y de esclavitud. La bondad de la naturaleza se convirtió en la perdición de los indígenas mexicanos. Con la misma suerte corrieron otros territorios de Latinoamérica. El viejo mundo sometió al nuevo mundo, se saquearon las riquezas de lo que hoy conocemos como Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Argentina, Venezuela; así como en México al ritmo del látigo se saquearon los recursos naturales de esas regiones.

Pudiéramos pensar que actualmente las heridas que dejó la conquista están sanadas, pero no es así; el territorio latinoamericano sigue siendo rico en recursos naturales y aunque nos hemos zafado del yugo de los tiranos conquistadores; nuestros territorios tan bastos en riqueza siguen en la mira de los actuales capitalistas igual de tiranos y explotadores que los antiguos conquistadores.

Para ejemplificar el saqueo actual, no nos vayamos tan lejos, en nuestro Estado Zacatecas, se llevan el oro a diestra y siniestra las empresas canadienses, dejándonos conflictos y contaminación como ganancias principales. Probablemente el oro y la plata ya no sean el recurso más anhelado por el capitalismo, ahora es el petróleo y el gas natural, recursos que también se encuentran al por mayor en América Latina.

Los conflictos políticos y sociales de Venezuela, chile, Brasil, Argentina, Bolivia entre otros, son conflictos derivados de la ambición por explotar sus recursos naturales. El capitalismo representado por Estados Unidos de América, de manera indirecta e indirecta pretende influir en las decisiones políticas de esos países latinoamericanos, crea bloqueos económicos para hacer creer que son países en crisis; se inventa dictaduras de los líderes de izquierda, para poder imponer verdaderos tiranos de derecha bajo la bandera de la democracia.

El reciente golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia, es una prueba más de las venas abiertas de América Latina. se trata de un conflicto político (más que social) incubado desde el extranjero, desde el país de los gringos. No es una lucha por la democracia como así lo quieren ver los de “derecha”, es una lucha por el territorio, por los recursos naturales, es una lucha para desplazar a los pueblos originarios y apoderarse de las 21 millones de toneladas de litio que hay en ese país.

El capitalismo hará de todo para terminarse los recursos naturales del mundo, México no se escapa ni se ha escapado de ese saqueo; terminó la conquista saqueadora y esclavista, pero siguió el Porfiriato entreguista y represor; terminó el Pórfiriato pero siguieron décadas de gobiernos priistas corruptos y entreguistas. Después de la conquista española, se ha saqueado el oro, la plata y el petróleo de México durante décadas; no ha existido intervención militar para quitarnos los recursos que nos pertenecen, pues la clase política en México ha entregado todo por unos cuantos pesos. Es por eso que la derecha le tiene pavor al gobierno de AMLO que promete ser un gobierno nacionalista y patriota. Esperemos que así sea.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ