Los errores de la Cámara de Diputados al aprobar la Ley de Ingresos

Los errores de la Cámara de Diputados al aprobar la Ley de Ingresos

El mantener el superávit primario (el balance fiscal que excluye el pago de la deuda) en un nivel de 0.7% del PIB, tal y como la Secretaría de Hacienda lo envió en su Iniciativa. No reconocieron que el superávit fiscal de 1% del PIB programado para 2019 es el causante, junto a la alta tasa de interés establecida por Banxico, del estancamiento que enfrenta la economía nacional, como del desempleo, los bajos salarios y la creciente delincuencia que se vive en el país derivada del proceso de exclusión que genera la política económica predominante. No reconcieron, tanto las autoridades hacendarias, como los diputados que aprobaron la Iniciativa enviada por Hacienda, que no se va a alcanzar la meta de superávit primario para este año, dada la fuerte caída de la recaudación tributaria del ISR, como del IVA que está aconteciendo como resultado de la caíd del ingreso de empresas e individuos. Al gastar menos el gobierno, recauda menos, como consecuencia de la menor actividad económica que originan los recortes presupuestales para alcanzar ese supuesto superávit primario, por lo que al disminuir los ingresos de empresas e individuos, el gobierno termina recaudando menos, lo que le impide alcanzar el ahorro fiscal buscado. Lo mismo acontecerá en el 2020. Al insistir en gastar menos de lo que recauda para tener un superávit primario de 0.7% del PIB, continuará sin crecer la economía, ni el ingreso de empresas e individuos, así como los ingresos tributarios del gobierno.

– El mantener la estimación de crecimiento económico para el 2020 en el rango del 1.5 al 2.5 por ciento del PIB, para así pensar que ello va a permitir mayor recaudación tributaria, es un error, pues la economía nacional no tiene perspectiva alguna de crecimiento, debido a que tiene déficit de comercio exterior, el cual atenta sobre el ingreso del sector privado, dado que las importaciones desplazan a la producción nacional, lo que disminuye ventas, el ingreso de empresas y la generación de empleo. Ello, junto al hecho que el gobierno saca de la economía (vía impuestos) más de lo que mete (gasta) en ella para tratar de alcanzar el superávit primario para el pago de su deuda, empeoran las finanzas del sector privado, por lo que no tiene condiciones de comandar la dinámica económica a través de mayor inversión o consumo. De ahí el estancamiento que la economía nacional enfrenta y de seguir el superávit fiscal vamos a la recesión económica, por lo que no habrá crecimiento alguno entre 1.5% y 2.5% en el 2020, ni mayor recaudación tributaria, por lo que no se alcanzará el superávit primario de 0.7% del PIB presupuestado.

– La Cámara de Diputados tampoco modificó el precio del barril de petróleo de 49 dólares, ni el tipo de cambio nominal de 20 pesos por dólar en promedio para 2020, tal como lo estipula Hacienda en la Iniciativa mandada al Congreso. Tal posición no consideró el panorama de desaceleración de la economía mundial, que se traduce en menor demanda de petróleo y en menor precio internacional de éste insumo. Si al 18 de octubre de 2019 la mexcla mexicana estaba en 46.10 dólares el barril, es de esperar que vaya a estar menos de 49 dólares en el 2020 ante el menor crecimiento de la economía y del comercio mundial. A ello se sumará la mayor vulnerabilidad de los mercado de capitales, como de los flujos de capitales, y de las paridades cambiarias, por lo que es de preveer que no se mantendrá el tipo de cambio de 20 pesos por dólar. Ante la postura de Banxico de mantener a toda costa la paridad cambiaria, responderá con alza de la tasa de interés, lo que contraerá más la actividad económica e incrementará más las presiones sobre las finanzas públicas y privadas por el mayor costo de la deuda.

– Se aceptó el planteamiento de Hacienda de contratar un endeudamiento externo neto de 5 mil 300 millones de dólares. El gobierno mexicano no puede seguir recurriendo a la deuda externa debido a que la economía presenta déficit de comercio exterior y la balanza petrolera, también es deficitaria, por lo que no tiene condiciones de pago de dicha deuda, lo que lo lleva a caer en deuda para pagar deuda, que termina siendo insostenible y en crisis. Un gobierno soberano debe financiarse con su moneda a favor del crecimiento productivo para reducir el déficit de comercio exterior y los niveles de endeudamiento externo.

– La Cámara de Diputados decidió aumentar la recaudación a través de promover la formalidad entre las empresas de menor tamaño y así obtener ingresos adicionales netos alrededor de 6 mil 396.6 millones de pesos. Ello no lo conseguirán, pues en contexto de estancamiento y recesión económica inminente, aumentará el número de empresas que se vayan a la informalidad, ante la incapacidad de pagar impuestos y prestaciones laborales a sus trabajadores, por lo que el gobierno terminará recaudando menos y no más como creen los Diputados.

La Cámara de Diputados debió haber rechazado el superávit primario de 0.7% del PIB y debieron haber aprobado trabajar con un déficit fiscal encaminado a incrementar el empleo, la producción agrícola y manufacturera para sustituir importaciones y reducir el déficit de comercio exterior para impulsar una dinámica sostenida de la economía nacional. Un déficit fiscal a favor de la producción nacional y del empleo, se financia a si mismo, pues aumenta el ingreso nacional y la recuadación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ