La izquierda en el cine mexicano del siglo XX [Cuarta parte: El nacionalismo revolucionario de la década de los 40’s]

La izquierda en el cine mexicano del siglo XX [Cuarta parte: El nacionalismo revolucionario de la década de los 40’s]

La Gualdra 405 / Desayuno en Tiffany’s, mon ku / Cine

 

La gran mayoría de las películas y cineastas que podrían considerarse de izquierda en los años 40’s están caracterizados por el nacionalismo revolucionario y la propagación de las conductas y modos sociales de “lo mexicano”, imitando de manera paradójica, pero no antagónica, los modelos hollywoodenses.

La llamada “Época de oro” del cine mexicano es abundante en melodramas, que, como ya comenté, es un género concebido para controlar y manipular las emociones y sentimientos de las clases trabajadoras. Estos melodramas se producían fundamentalmente en beneficio de una burguesía pujante y nacionalista que estaba creciendo y desarrollándose por todo el país, al amparo de las políticas gubernamentales de Manuel Ávila Camacho y Miguel Alemán, primero, y posteriormente se consolidaron durante los regímenes sexenales de Adolfo Ruiz Cortines y de Adolfo López Mateos.

Los creadores más importantes de un cine mexicano de izquierda de la época fueron Emilio el Indio Fernández, Alejandro Galindo, Roberto Gavaldón, Julio Bracho y ya hacia finales de la década, Luis Buñuel. Entre los escritores que pudiéramos caracterizar como de izquierda estaban Mauricio Magdaleno, José Revueltas, Juan de la Cabada, Julio Alejandro y Luis Alcoriza. Ya en la década de los 50’s comenzaba a hacer sus pininos Emilio Carballido. Algunas obras trascendentes fueron escritas por los propios directores.

Emilio el Indio Fernández amaba lo mexicano y enaltecía el modo de vida sencillo de la gente del campo. Se consideraba de izquierda y fue un cineasta definitivo en la concepción de un cine absolutamente nacionalista. Bajo esa óptica filmó películas sobre los hombres y mujeres que hicieron la Revolución, en la que él participó como soldado del pueblo. Sin embargo su discurso, en algunas ocasiones retórico, y su machismo exacerbado, no favorecieron a sus filmes. Su escritor favorito, Mauricio Magdaleno, era quizá más consecuente con las ideas de la izquierda, que finalmente acaban manifestándose con las poderosas imágenes y el rico discurso visual del Indio. El tono melodramático que impregnaba sus películas tampoco ayudaba mucho a Emilio Fernández para que pudiera ser considerado un cineasta o un ícono de la izquierda. Sus filmes más trascendentes, en este sentido, fueron Las abandonadas (1944), La Perla (1945), Enamorada (1946), Río Escondido (1947) y Pueblerina (1948), estas dos últimas las que en lo personal me parecen sus mejores películas.

En Río Escondido hay que destacar que una maestra de escuela representa el compromiso con la educación campesina y popular, y ello deriva en la muerte del terrateniente opresor de un pequeño pueblo rural. En cuanto a Pueblerina, no hay quizá en toda la filmografía mexicana un filme tan amorosamente dedicado a los hombres sencillos del campo.

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_405

[i] Cuarta entrega de la serie de textos escritos y facilitados por el escritor de libros cinematográficos, Xavier Robles (Rojo amanecer, 1989; Los motivos de luz, 1986). Robles, siempre comprometido con los movimientos sociales de izquierda en México, nos comparte los ensayos que esperamos aporten reflexión sobre el cine. Nota de Carlos Belmonte Grey.

 

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ