Reforma Hacendaria Profunda o Desarrollo de Humo

Reforma Hacendaria Profunda o Desarrollo de Humo

Se puede tener un Estado de Bienestar sin recursos públicos suficientes para financiar los programas de atención a la educación, salud, vivienda y fomento al empleo? En el caso de los países bajos, donde la población puede rebasar del 56 por ciento de sus ingresos en pago de impuestos, no les representa problema, porque saben que ese recurso está bien invertido en servicios públicos que les dotan de alta calidad de vida: vías de comunicación, hospitales, pago de profesores, medicinas, agua potable, seguridad, etcétera. Además de la progresividad en el pago de los impuestos: los que ganan más pagan más y al revés. Un sistema basado en principios de justicia distributiva que termina beneficiando a todos. El resultado: países con el más alto índice de desarrollo humano del mundo.

El dogma de eficiencia económica de los modelos económicos neoliberales, se opone a la equidad. Eficiencia o Equidad. Pero la llamada ‘eficiencia’ implica que debe beneficiarse a alguien más, pero sin afectar a otros, aun cuando esos otros sean los ya conocidos mega-ricos. Esto es, el principio de eficiencia va contra los procesos redistributivos por parte del Estado. Si eso se convirtió en dogma impedirá la constitución de todo Estado de Bienestar. En otras palabras: bienestar con equidad implica necesariamente la redistribución de la riqueza nacional que año con año se genera. Y el mecanismo de redistribución es la diferencia progresiva de captar-gastar los recursos públicos.

Así las cosas, la pregunta es, ¿México se dirige a un Estado de Bienestar? Aún no lo sabemos. El discurso apunta que sí, pero existen algunos indicadores que deben ponerse en el tapete nacional: para empezar la progresividad del ingreso-gasto de la hacienda pública, y el aumento de los impuestos en la excesiva ganancia del capital, sobre todo del financiero. El mecanismo de la desigualdad extrema es que la ganancia de los grandes capitales es mucho mayor que el crecimiento de los países en el conjunto de su economía. Desigualdad que ahora se ha convertido en obstáculo del propio crecimiento económico. Pues bien, la manera de lograr más equidad que, al mismo tiempo, impulse el crecimiento de la riqueza general de la economía nacional, es gravar de forma especial al capital. Mientras eso no ocurra, los esfuerzos de mayor captación fiscal por la vía de disminuir la evasión y elusión fiscal serán buenos, pero completamente insuficientes.

México es de los países a los cuales les cayó la maldición de la bendición natural: el efecto negativo de contar con riqueza de ciertos recursos naturales, como es el caso del petróleo. Los recursos del petróleo se convirtieron en sustitutos de ingresos fiscales, por la vía de aprovechamientos. Ahora que disminuyeron los ingresos petroleros, se observó la enorme vulnerabilidad en la que nos encontramos. La captación fiscal está muy por debajo de la mínima recomendada. 12 puntos respecto al PIB, cuando los países equivalentes de México en América Latina captan 30 puntos respecto a su PIB. Necesitamos una profunda reforma hacendaria con orientación a la equidad. De lo contrario, el desarrollo esperado serán palabras y promesas de humo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ