Recesión de remesas para Zacatecas

Recesión de remesas para Zacatecas

La migración trae sufrimientos y, a la vez, algunos estímulos económicos que han tenido la función de hacer funcional una situación económica de crisis. En otras palabras, si no es por la entrada de esos recursos (en forma de divisas) la situación fuera de explosividad social. Los dólares que envían los migrantes a sus familias no se usan en inversión productiva o negocios de impacto, pero sostienen el consumo de cientos de familias: alimentos, ropa, gastos escolares y de salud, construcción de vivienda y muebles de las mismas. Ese consumo se ha convertido en estratégico para un estado tan pobre como Zacatecas. El hecho de que entren un promedio de 3 millones de dólares diarios al estado no es cualquier cosa. El consumo compone una demanda que pone en funcionamiento el resto de la economía. En todo el 2018 llegaron a nuestro estado casi mil cien millones de dólares del extranjero, lo cual equivale a 2 tercios del todo el presupuesto estatal de un año. Es una suma enorme. Así las cosas, podemos afirmar que Zacatecas vive en gran parte por dos entradas de recursos: participaciones-aportaciones federales y remesas.

No es gratuito que el Presidente hiciera una mención especial a los migrantes y les dedicara un aplauso en medio de su mensaje a propósito del primer informe de gobierno. Y como no: en los primeros tres meses de este año llegaron al país alrededor de 7 mil 700 millones de dólares por ese concepto (según el Banco de México). Con esos números queda clara la enorme importancia de la aportación de los migrantes a sus familias, que mueve una parte esencial de la demanda agregada nacional. Desgraciadamente no ha sido la misma respuesta al apoyo federal al programa inventado en Zacatecas en materia de coordinación con los clubes de migrantes para edificación de obras sociales: el 3×1. El cual, este año en Zacatecas se convirtió en 2×1. Ojalá y se rectifique en este aspecto.

Después de los números que hemos visto, parecerá inaudito que la migración nos sale muy caro: las pérdidas son mayores que las ganancias. El costo de la formación de la fuerza de trabajo que se va al extranjero y la pérdida del potencial productivo con la migración es más alto que el monto de las remesas que llegan. Lo cual significa que más que recibir ventajas absolutas, estamos transfiriendo riqueza a Estados Unidos.

Dado el escenario que hemos expuesto, los últimos reportes que se recibieron son preocupantes: hablan de cierto estancamiento en el flujo de las remesas. Reportan un aumento que apenas rebasa el cero por ciento, mientras en el resto del país se han incrementado 6 por ciento. Aún no tenemos razones que expliquen claramente este fenómeno, pero hay algunas hipótesis: los sectores económicos en los cuales están trabajando los zacatecanos están siendo afectados por los signos de recesión o han aumentado las deportaciones en los estados donde se concentran los zacatecanos. Como el caso de la soja: los chinos retiraron compra de este producto y los estados exportadores de la misma quedaron varados económicamente, lo cual explica, a su vez, el incendio de la amazonia. Algo similar pudo pasar en el caso nuestro. En pocos días tendremos evidencia de la causa de la recesión de remesas en Zacatecas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70