La disminución en obra pública: afectación a la economía zacatecana

La disminución en obra pública: afectación a la economía zacatecana

El Estado tiene varios dispositivos para provocar crecimiento económico en una región o un país, pero el mecanismo que es más directo y de rápido efecto es la obra pública. Si el Estado disminuye su gasto en obra pública el efecto en el conjunto de la economía es inmediato. Los beneficios de este gasto son cuantiosos, porque la obra por sí misma representa una utilidad, ya sea un puente, un hospital, carreteras o banquetas pueblerinas; sin embargo, los efectos indirectos son enormes: empleos, compra de insumos, y aceleración del circulante que provoca el crecimiento de la economía. La industria de la construcción en México genera 6 millones de empleos; y el efecto multiplicador es brutal: de cada cien pesos que se invierten en la construcción, 43 se van a la compra de servicios y materiales, de los cuales caen en 63 distintas ramas de la economía. Un peso caído en la obra pública es como una gota en el estanque que provoca una gran onda expansiva.

Como podrá observarse, un gobierno que decide cortar gasto en obra pública (en la construcción o en el campo) está decidiendo desacelerar la economía de dicho lugar. La llamada ‘austeridad’ llegó en la aprobación de obras estratégicas en todos los estados de la república, pero en Zacatecas ha pegado de manera especial, porque el 80 por ciento de la obra es de origen federal. Las decisiones sobre le Fonregión y el Fondo Minero ya hicieron los primeros estragos. Según el Inegi, el gasto en construcción tuvo una contracción del 18 por ciento, algo que no se había visto desde el 2002. Al constatarse los efectos negativos inmediatos, parece ser que se está tomando consciencia en Hacienda la necesidad de revertir estas decisiones (subejercicios) y volver a gastar en obra.

Es extraño que un gobierno que llegó con el anuncio de revalorar las estrategias Keynesianas del papel activo del Estado en la conducción económica y, específicamente, la reactivación de la demanda agregada con ayuda del gasto público, caiga en medidas tradicionalmente neoliberales de la austeridad o contención del gasto. No se diga en la disminución de la obra pública. La palabra ‘austeridad’ (al inicio) se asoció a la positiva eliminación de privilegios o desperdicios que, a su vez, se vinculaban a prácticas corruptas; pero jamás se pensó que se iría al recorte del gasto en obra o servicios públicos esenciales. Lo cual ha resultado muy negativo al conjunto de la economía. Esperamos que al observar la desaceleración económica se corrija la medida y se inyecte el recurso que estaba programado en el proyecto de presupuesto que se aprobó en diciembre pasado. Sabemos que en el segundo semestre del año es más difícil de disponer de recursos, sobre todo porque las desaceleraciones generan un efecto cíclico negativo en la captación de impuestos. Requerimos que caigan gotas en el estanque de la economía zacatecana.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ