Escenarios inmediatos y retos de Morena

Escenarios inmediatos y retos de Morena

Los próximos cinco meses del 2019 serán muy movidos en el ámbito político. En la pista donde se mueve el presidente de la república veremos la continuación de sus intensos esfuerzos para afianzar la confianza ciudadana en la honestidad de su administración, en el despliegue nacional de la Guardia Nacional y de los programas sociales preventivos con el propósito de que a fines de año ya se note una disminución significativa en los índices delictivos y en la percepción ciudadana sobre la seguridad. La plena operación de los programas sociales federales y el arranque de las obras públicas importantes, crearán una atmósfera política muy propicia para que el presidente anuncie los contenidos de la segunda etapa de la Cuarta Transformación, que deberá incluir los acuerdos con el mundo financiero para que terminen de aceptar que México tiene derecho a cambiar de rumbo económico y dejen de sabotear las medidas gubernamentales.

En el Poder Legislativo se deberá aprobar la Reforma Educativa negociada con las distintas fuerzas magisteriales de manera que ese tema deje de estar en el centro del debate, con el fin de que todos los reflectores se enfoquen al paquete económico para el 2020, que deberá incluir la Reforma Fiscal indispensable para que la cuarta transformación despegue con fuerza el próximo año en materia económica. Esta reforma será más pertinente en la medida de que el sector más rico siga postergando el cumplimiento de sus compromisos públicos de inversión. Otra reforma indispensable será agregar a las funciones del Banco de México la de garantizar el crecimiento económico y del empleo, para que ya no sólo se dedique a frenar el gasto para contener la inflación. Con ello serán posibles políticas anti-cíclicas como las que requiere el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 aprobado. Recordemos que la Reserva Federal en Estados Unidos tiene asignadas ambas funciones y su desempeño ha demostrado que se puede poner en el centro el bienestar de la población y no sólo las ganancias del sector financiero. Otro tema que estará presente en la agenda legislativa será la reforma política indispensable para disminuir las prerrogativas de los partidos políticos, simplificar los procesos electorales para disminuir sus exagerados costos y, los cambios que sean necesarios para empoderar a los ciudadanos en el sistema de partidos. Es fundamental asegurar la democracia interna y la transparencia en el uso de los recursos públicos.

Mientras todo lo anterior toma su curso, en Morena iniciará su proceso de renovación de dirigentes con la publicación de las convocatorias respectivas. Recordemos que hoy Morena es el principal partido del país y que su construcción dependió, en lo fundamental, del tremendo esfuerzo desplegado durante años por AMLO en todo el país para difundir un diagnóstico muy crudo de la situación reinante, y explicar las líneas principales de la transformación necesaria. Por ello cualquiera sabe que los elementos de cohesión durante la fundación de Morena fueron: la candidatura presidencial de AMLO y los principios y programas que se derivaron de narrativa perfeccionada en 2017 y 2018. Sin embargo, hoy AMLO es el presidente y el país requiere que el partido sea un sólido apoyo político para que la cuarta transformación avance, además de que debe ser un elemento clave para construir un nuevo sistema de partidos cuya democracia interna sea la principal escuela de formación de los nuevos ciudadanos que México requiere: respetuosos de las leyes y estatutos, estudiosos de los problemas nacionales y comprometidos con el bienestar popular. Por ello, Morena deberá ser extremadamente celoso en la legalidad de su convocatoria y del comportamiento de sus integrantes que aspiren a ocupar algún cargo y, sobre todo, deberá sancionar con rigor toda transgresión a los principios del partido, especialmente el del voto libre. Nadie debe olvidar que la descomposición del PRD se aceleró cuando todos aceptaron la máxima de que “acuerdo mata estatuto” y propiciaron la circulación ilegal de dinero. Es muy fácil entender que nada sería peor para el avance rápido de la cuarta transformación que un proceso interno de Morena viciado de origen por la intromisión ilegal de recursos gubernamentales, o por la incapacidad para instalar legalmente las 300 asambleas distritales y permitir la emisión libre del voto para elegir los delegados al Congreso Nacional que en noviembre elegirá a los dirigentes del partido. En la democracia de Morena, las 300 asambleas distritales son los cimientos de la legitimidad de toda su estructura interna y las experiencias anteriores no auguran nada bueno. Los responsables de conducir ese proceso tienen que atender ese foco rojo desde el momento mismo de emitir convocatorias y autorizar padrones. La comisión de garantizar la justicia interna pronta y expedita debe exigir desde ahora todos los recursos indispensables para cumplir su función.

El fracaso en la institucionalización de Morena será un gran riesgo para el gobierno de AMLO e implicará un gran daño para la democracia nacional. Toquemos madera.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70