La manipulación desde lo mediático

La manipulación desde lo mediático

Desde el triunfo de López Obrador los ciudadanos se convirtieron en observadores de las acciones de la administración pública, muchos que ahora señalan, critican y exigen con todo derecho, antes ignoraban o simplemente no les interesaban las medidas tomadas por nuestros gobiernos porque se había creado, desde hace mucho tiempo, la idea de que nada iba a cambiar y que nuestros gobiernos y gobernantes no nos escuchaban, así que se optaba por la abstención de participar en la vida política y pública del país.

Esta cultura de no participación, cambió de forma drástica durante el proceso electoral que atravesamos el pasado año, los ciudadanos al parecer cansados de no ser escuchados y de vivir las consecuencias de pésimos gobiernos, salieron a votar de forma masiva por el proyecto de la cuarta transformación encabezado por Andrés Manuel, la oleada fue tan fuerte que muchos candidatos que creían imposible ganar terminaron obteniendo triunfos contundentes, desde el pasado primero de julio la vida democrática del país dio un vuelco radical hacia la participación ciudadana.

Ahora la ciudadanía se ve más participativa, sin embargo, aún estamos aprendiendo a involucrarnos en los asuntos públicos, aún participamos de forma visceral en cuanto a la crítica nos referimos, algunos medios de comunicación, aquellos que han sido manipulados por el poder del dinero desde hace años, han entendido que los ciudadanos atravesamos un proceso de evolución del abstencionismo y la apatía a la participación, mientras esto sucede nos bombardean con información falsa, tergiversan los datos que el presidente da, callan ante las acciones que si son emprendidas pero lo más inmoral es que no hablan sobre el combate a la corrupción, no hablan sobre los miles de millones que se perdían cada año en todas las dependencias y a través de programas sociales, guardan silencio ante las políticas fallidas durante años ni mucho menos señalan la fallida economía neoliberal.

La manipulación de un pequeño sector de la ciudadanía orquestada desde lo mediático surte efectos en nuestra democracia, los ciudadanos que comienzan a involucrase en la vida pública lo hacen, al ser bombardeados por información falsa, con una agresividad que no se había visto antes, las personas en las calles, en los cafés, en donde quiera que puedan hablar de la vida nacional, emiten juicios a priori, demostrando que no están viviendo las condiciones que están criticando, sino que una publicación realizada por algún líder de opinión, algún personaje que comenzó como blogger y terminó siendo financiado por gobiernos anteriores para decir lo que les dictaban, entre otros que más allá de publicar información real buscan generar confusión entre los ciudadanos y por ende un rechazo a un proyecto de nación que a pocos meses ya muestra resultados.

Los ciudadanos estamos en medio de una guerra mediática que más allá de tener como objetivo la formación de ciudadanos informados, tiene el objetivo de crear ciudadanos molestos con un proyecto de nación, el rechazo al mismo sin siquiera brindarles argumentos para ello, la inmoralidad en la que algunos líderes de opinión caen cuando deciden emitir juicios sin argumentos pronto terminará siendo rechazada por los ciudadanos.

Las encuestas falsas se suman a este proceso de manipular mediáticamente la opinión pública, buscar presentarse como el mejor aspirante o como el candidato más popular y más fuerte sin siquiera mostrar las estadísticas y los procedimientos utilizados, el pago de columnistas reconocidos y el pago de convenios con otros medios para publicitarlos, muestran un interés por crear percepción de ser el más fuerte cuando realmente se demuestra, al igual que la ahora oposición del gobierno federal, debilidad y desesperación por aspirar a algo. Quienes realizan dichas acciones desde la inmoralidad no han entendido que los mexicanos estamos en ese proceso de evolucionar a una ciudadanía participativa y que tal vez en el proceso podamos caer en uno que otro dato falso, pero nunca más seremos una ciudadanía apática hacia los problemas ni mucho menos a las acciones que nuestros representantes realicen. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70