Acusan a Sader Oaxaca de hacer negocios con intermediarios para defraudar a ganaderos

Acusan a Sader Oaxaca de hacer negocios con intermediarios para defraudar a ganaderos
  • Señalan sobreprecios en cabezas de ganado y otras irregularidades en programa federal
  • Anuncian que irán a la Ciudad de México para denunciar ante el coordinador nacional de Ganadería, David Monreal

El presidente de la Unión Ganadera Regional del Istmo (Ugrit), Jorge López Guerra, denunció que funcionarios del Programa Crédito Ganadero a la Palabra entregaron a ganaderos oaxaqueños, concretamente de la región de Tuxtepec y en Matías Romero (esto último, en la zona norte del Istmo de Tehuantepec), a finales de junio pasado y el pasado viernes, respectivamente, cabezas de ganado de “desecho”, cobrándolas a un precio más alto del que equivalen.

De acuerdo con una nota publicada por el medio El Universal, se trata de cabezas de ganado cuyo precio en el mercado fluctúa entre 8 mil y 10 mil pesos, pero que en este caso tienen un sobreprecio de hasta 16 mil pesos.

La nota refiere que según declaró otro ganadero, en Matías Romero, funcionarios del programa citado entregaron “unas 200 novillonas a 50 ganaderos”, pero se trata de “bovinos de desecho con destino al sacrificio, no para criar y producir”, algunas de ellas “vacas con hasta cuatro partos”.

El Universal refiere que este programa cuenta con 4 mil millones de pesos “y contempla la entrega de un millón de vaquillonas y 50 mil sementales para los ganaderos de 13 entidades del país, entre ellas Oaxaca”.

El presidente de la Ugrit mencionó que en esta semana acudirán a la Ciudad de México para denunciar ante David Monreal, coordinador nacional de Ganadería, “que en Oaxaca los funcionarios de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (Fira), están haciendo negocios con los coyotes o intermediarios al comprar ganado de desecho en los centros de acopio”.

Especificó que en centros de acopio de Veracruz o Chiapas, los funcionarios compran becerritas de 8 mil pesos y vacas de desecho de 10 mil pesos, mientras que las entregan a los ganaderos por un valor de 16 mil pesos. Lo mismo ocurre con los sementales, los cuales se adquieren en 20 mil pesos en los centros de acopio, pero son vendidos en 37 mil pesos a los ganaderos que son beneficiarios del programa en mención.

Las novillonas entregadas no tienen entre 14 y 36 meses de edad, sino que son más grandes o más chicas, además de que cada bovino pesa 200 kilos y no de 300 a 350.

Otras anomalías es que “los animales no traían el arete que indica la procedencia y tampoco se presentaron los dictámenes que aseguren que están libres de brucelosis y tuberculosis”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70