63 Legislatura: sin mayorías estables y (muchos) legisladores patito

63 Legislatura: sin mayorías estables y (muchos) legisladores patito

La Legislatura nos ha quedado a deber a todos los zacatecanos. La composición partidaria del congreso está constituida de tal manera que provoca que las iniciativas de unos y otros se bloqueen o neutralicen. No hay mayoría clara, ni una coalición consolidada que funcione como tal. La edificación de mayorías es un evento contingente que, a las dos semanas siguientes, se diluye. Los casos de la designación del responsable del IZAI fue una prueba clara de eso, junto al tema de la renovación del auditor, y el caso irresuelto del órgano de control interno de la propia legislatura. Las fuerzas no conforman coaliciones estables que den rumbo a la Legislatura. Y en la coyuntura específica de cada caso, cuando se prolonga demasiado un caso, pues son prácticas non sanctas las que permiten una votación mayoritaria: favores específicos a ciertos legisladores de oposición.

Ese contexto inhibe o desestimula la producción personal de los legisladores que pueden y quieren hacerlo. Aunque debemos reconocer que no más de 7 legisladores tienen talante de tales. La mayoría de los diputados locales no tienen interés en el desarrollo del estado, se preocupan por sus ingresos personales y la carrera política de su camarilla. La inmensa mayoría de legisladores de todas las fracciones parlamentarias no han mostrado ningún indicio de visión de Estado. Nada. Y los pocos que lo hacen son inhibidos por la situación que describimos arriba. Uno de los eventos que perturba la vida legislativa es la competencia actual de los grupos que pretenden la gubernatura: unos apoyados por una parte del Gobierno Federal apuestan a la asfixia del actual Gobierno estatal, lo cual pasa por la reacción de este último que bloquea las iniciativas que lo cuestionen desde el Congreso. Con ello, la vida política en la máxima Tribuna, es mediocre y pantanosa.

Se requiere evaluar al Ejecutivo, pero con indicadores y estudios objetivos, no como expresiones de consignas coyunturales. Pero los legisladores no tienen esa posibilidad: la mayoría padece de analfabetismo sociológico; y con ello gritan y votan, pero no evalúan. Y los contratados como asesores no son estudiosos que busquen soluciones, sino operadores electorales. Así las cosas, no podemos tener expectativas positivas en lo que resta de tiempo de esta Legislatura. Tal vez salgan algunas iniciativas importantes o acciones de fiscalización relevantes, pero en medio de la circunstancia de ahogo de la innovación, tienen pocas posibilidades de superar la congeladora. Hay temas urgentes como la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción, la reforma de los procesos de planeación del desarrollo del estado, la re-funcionalización del municipio, el avance del gobierno abierto; y temas de gestión presupuestal, monitoreo de las políticas de seguridad pública; o problemas candentes como el saneamiento del Issstezac, la deficitaria nómina educativa y sostenibilidad hídrica. Pero como podemos observar, es una lástima tener una Legislatura de baja calidad en medio de tanta urgencia pública.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70