Las Universidades en la 4ta: superar la especulación

Las Universidades en la 4ta: superar la especulación

¿Qué visión tiene la así llamada cuarta transformación de la Educación Superior, y en especial de las Universidades Públicas Estatales? La respuesta a esa pregunta ha pasado ya varios momentos estelares. Uno de ellos fue en la publicación de las 10 prioridades estratégicas del nuevo gobierno, que se iban a reflejar en los criterios de acomodo del presupuesto que este año ejercemos. En ese primer momento no aparecieron las universidades públicas, menos las de los estados. Sólo aparecieron las denominadas ‘Universidades Benito Juárez’. Ya ubicados en pleno presupuesto, a las Instituciones de Educación Superior (IES) se les disminuía en términos reales los subsidios federales. Lo cual generó la movilización de universidades nacionales como la propia UNAM y un cúmulo de 17 estatales. El fruto de dichas movilizaciones de inconformidad fue que ‘no se les aumentara, pero tampoco se les disminuyera’ su presupuesto. En algunos casos muy graves, se les dotó de recursos para evitar su colapso y pudieran terminar su año (2018).

En el Plan Nacional de Desarrollo se dedican pocas líneas al tema de ciencia y tecnología, y en general se remite a la futura presentación de un Plan Especial para Educación Superior. Por las declaraciones de los funcionarios de Conacyt se toma por cierto que la orientación de ese Plan Especial prometido es impulsar una Educación Superior que privilegie el impacto social y coadyuve a modificar la realidad de su región. Y esta percepción general, ha creado la expectativa por parte de autoridades en las IES, en el sentido de que si logran hacer reformas en sus instituciones con enfoque de Pertinencia Social, dichas instituciones tendrán un escenario financiero sano. Pero no dejan de ser supuestos basados en las declaraciones que mencionamos arriba. En realidad, los dispositivos de planeación aun no permiten afirmar nada con seguridad. Se han cortado recursos en los fondos extraordinarios que soportaban programas de apoyos individualizados a cambio de logros de desempeño. Alguien podía pensar en que eliminar los ‘programas individualizados’ sería a cambio de apoyar los tabuladores contractuales, pero nada permite asegurar eso. Es pura especulación. No hay publicación del Plan Especial para Educación superior, ni tampoco los programas de apoyo a las IES si se reforman en cierto sentido. Ya es tiempo de pasar de la especulación a la certeza de política pública.

Lo cierto es que la idea de que las Universidades emprendan procesos de reforma en el sentido de lograr una educación comprometido con el desarrollo humano de sus territorios, es algo que entusiasma a la tirios y troyanos. Lo que esperamos es que el gobierno que se denomina de la cuarta transformación emprenda una política seria con las IES y oriente su destino al impacto social igualitario. El perfil del subsecretario de Educación Superior y de la responsable de Conacyt permiten pensar en que justo esa será la ruta. Pero nuevamente: debemos superar la especulación y pasar a certezas programáticas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70