Comercio exterior y chantaje norteamericano

Comercio exterior y chantaje norteamericano

Después de la década de los 80’s, con el descubrimiento de grades yacimientos de petróleo en México, EEUU vio al país como un socio estratégico. Y con la crisis de la deuda, México creyó que la inversión que viniera del Norte sería esencial para reactivar su economía. Así, los 90 se convirtieron en la década de la integración. En 1994 se firma el Libre Comercio bajo el supuesto de que este mecanismo iba a llevar a México al primer mundo. Nada de eso ocurrió dada la asimetría en la integración de estos países, aunque sí trajo consigo un importante impacto económico en ambas naciones. Todo mundo pensó que la tendencia a la globalización de las economías a partir de la destrucción de políticas proteccionistas era irreversible. En otras palabras, la idea de que el regreso al proteccionismo era imposible o impensable, se convirtió en un supuesto incuestionable. Por ello, nadie se preparó para que ‘lo imposible’ ocurriera: y ocurrió. De la misma manera se estableció un formato de negociación donde los ámbitos no se combinaban tan fácilmente: lo político por un lado, lo comercial en su carril y lo migratorio en el suyo.

Ahora todo parece estar desquiciado porque todos estos supuestos han estallado: las ‘amenazas’ proteccionistas regresaron y las negociaciones de políticas comerciales a cambio de medidas migratorias se pusieron en la mesa. Y todo el esquema en el marco de una estrategia político-electoral. Estamos en el derrumbe de los supuestos del liberalismo. Y México lo ha aceptado: cedió a las pretensiones de Trump. La pregunta es, ¿qué otro chantaje sigue? Negocian y persiguen acuerdo con alguien que no le importan los acuerdos. Hace unas pocas semanas había ratificado el T-mec, y ahora anuncia unos aranceles que niegan toda la lógica del mismo. Salta de una amenaza a otra: el aguacate, el acero, el tomate, y ahora las tarifas del 5 por ciento. A cambio de temas no-comerciales, como el paso de centroamericanos. En pocas semanas, ¿cuál será la nueva amenaza? ¿Volveremos a ceder?

Así las cosas, México debe fortalecer no sólo su mercado interno, sino la diversidad de socios comerciales. Ahora el 80 por ciento del comercio es con EEUU, y de este, la mitad es en el ramo automotriz. Una integración de las más dinámicas del mundo: se mueven mil 500 millones de dólares diarios. Pero dados los nuevos escenarios, regresa el discurso soberanista. Debemos voltear al sur, al oriente y al interior. No podemos encerrarnos, pero tampoco ser tan vulnerables. El modelo es otro: mercado interno con algunos ramos estratégicos soberanistas, y diversidad comercial con Sudamérica, China y Europa. Y un extremo cuidado en la conservación de nuestros recursos naturales. Con definición, decisión y determinación. Hay que repensar la política comercial de México, la dependencia con un solo país ya no es opción. No más.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ