Que más jóvenes sean estudiantes y muevan la realidad

Que más jóvenes sean estudiantes y muevan la realidad

El periodo de estudiante es definitivo en una persona: acumula saberes y habilidades para perfilarse como un profesional. La expectativa de los jóvenes que pueden entrar a la universidad es ponerse en condiciones de movilidad social. Los gobiernos y las instituciones de educación superior (IES) proponen un menú de opciones de estudio, pero un alto porcentaje de esa oferta manda a los estudiantes al desempleo. Esto es, las autoridades no sincronizan las necesidades del mercado laboral con la oferta educativa, con las consecuencias ominosas del desempleo. Lo cual significa que la inversión fue inútil y que los casos efectivos de impacto en el mercado de trabajo sea muy reducido. Por ejemplo, siguen produciendo cientos de egresados en Derecho y Contabilidad, cuando sólo 3 de cada 10 graduados de esas carreras consiguen trabajo en su área. Así, la movilidad social se convierte en una quimera.

También es poca la población en edad de estudiar que ingresa a una IES: 7 de cada 10 jóvenes están excluidos de esta posibilidad. De esta manera, ser estudiante es un privilegio. Los jóvenes más pobres están fuera. Para mover esta rígida situación es esencial un buen programa de becas, apoyo en casas y comedores estudiantiles. Dichos apoyos marcan la diferencia entre la inclusión o la exclusión. Si queremos que la sociedad mexicana se conduzca con equidad e igualdad de oportunidades, y que el origen social no sea destino, las becas son determinantes. Por ello, vemos con buenos ojos los diversos programas de becas del gobierno federal, aunque algunas instituciones les falte energía para actuar en consecuencia. Como el caso de la UAZ, donde no pasaron de 500 becas de este tipo. ¿Cuántos jóvenes fueron excluidos de este beneficio por ineficiencia de un aparato administrativo?

Los estudiantes son una porción fluida de la población que se caracterizan por su capacidad de movilización social y su crítica al orden existente. Aun cuando los enfoques teóricos que se enseñan son poco críticos, no hemos dejado de observar organización y actitud crítica de estos jóvenes.

En cuanto a los presupuestos a las universidades vimos cómo, al menos para este año, quedaron congelados. No hay posibilidades de crecer. Y si esto es así, ¿Cómo se aumentará la cobertura de la educación superior? No se ve cómo. Puede haber recursos para becas, pero si no hay más subsidio a las IES, ¿cómo se abren más lugares para esos potenciales becarios? No hay manera. Las becas y el aumento de subsidios deben ser vistos como dos componentes de una sola estrategia. Al mismo tiempo obligar a las universidades a reformarse en el sentido de su pertinencia social. En suma, necesitamos que más jóvenes sean estudiantes y los sean con pertinencia y perspectiva de alta movilidad social. Necesitamos salir de este pantano. El empuje de los estudiantes será vital para mover la realidad. ¡Vivan los estudiantes!

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ