La Reforma Educativa; cuestión de justicia más que de legalidad

La Reforma Educativa; cuestión de justicia más que de legalidad

Sean capaces de sentir en lo más profundo
cualquier injusticia cometida contra cualquiera
en cualquier parte del mundo, pues es la
cualidad más linda de un revolucionario
Ernesto “Che” Guevara

Con el presente escrito, evoco y parafraseo al pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio Mahatma Gandhi; dijo que una manera de honrar a las leyes cuando estas sean injustas, era violándolas. Es este el momento para exponer lo que podría tener identidad con la decisión tomada por el Presidente de la República, que es la de elaborar un memorando dando indicaciones a la Secretaría de Gobernación, de Hacienda y Crédito Público y Secretaría de Educación Pública para que dejen sin efecto la actual Reforma Educativa mientras el Congreso de la Unión define el nuevo Modelo. Debo reconocer que en el artículo de un servidor publicado en este mismo diario el 17 de abril de los corrientes y que lleva por título “La “nueva” Reforma Educativa; pacto entre partidos mas no con los maestros”, tildo al Presidente como chantajista dado que amagó con cancelar el proceso de abrogación de la reforma si no se llega a un acuerdo con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) –como si esta coordinadora representara a la totalidad del magisterio-, agregó que se regresaría al modelo educativo de antes del 2013.

Modifico ahora mi punto de vista dado el cambio de postura del presidente, que para no agravar los procesos y que a raíz de la falta de acuerdo particularmente con la CNTE, creó políticamente una salida dado que se veía como encajonado el proceso de abrogación, generando así un alto grado de credibilidad por parte del jefe del ejecutivo. El hecho de tomar la decisión de instruir vía memorando a los responsables de las secretarías mencionadas en el primer párrafo, para dejar sin efecto la actual reforma -no para abrogarla-, quiero aseverar que no es de ninguna manera una decisión anticonstitucional, más bien la considero legítima y justa.

Quiero pensar que la indicación de dejar sin efecto la actual reforma es una medida para hacer tiempo y así poder llegar a un acuerdo con la CNTE, -repito Sr. Presidente, la coordinadora no es el magisterio, es parte de él-. Algo que podría facilitar la negociación es que ha declarado esta coordinadora que no le interesa manejar ni la nómina ni las plazas, situación que podría allanar el camino para llegar prontamente a un acuerdo, sigo insistiendo, llegar a acordar con la CNTE no es hacerlo con el magisterio en general, una estrategia deberá considerarse para hacer que este proceso se legitime. A AMLO lo tiene sin cuidado el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) toda vez que son demasiado versátiles y adaptables a cualquier cambio, este sindicato actúa de acuerdo a las circunstancias, pues lo único que les interesa a sus líderes es encumbrarse y mantenerse ahí, intactos, intocables y a algunos hasta invisibles, curiosamente comparten con el Presidente las mismas expectativas respecto a la tan mencionada abrogación.

Son dos los aspectos que motivaron a AMLO para considerar el dejar sin efecto la actual Reforma Educativa: 1) que la reforma debe verse más como un acto de justicia que de legalidad y 2) que la intención de emitir el memorando es para que el magisterio entienda que muy por encima de las tendencias ideológicas, desea mantener el diálogo permanente y abierto con el magisterio para que, de esta manera, se garantice el derecho del pueblo a la educación bajo el principio Juarista “nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho” (La Jornada, México 17/04/19, p. 7). Bajo este principio, da el mensaje a los dirigentes magisteriales que hagan uso del derecho a la libre manifestación, y los exhorta a que no se menosprecie a la gente ni se manipule al pueblo.

Cinco son las razones por las cuales la actual Reforma Educativa debe abrogarse para que sea sustituida por otra que tenga una dimensión más de justicia que de legalidad; 1) es más laboral que educativa, 2) es el resultado de una política neoliberal, contando con una orientación más de privatización que de bien social, 3) trajo como consecuencia más violencia corrupción y malestar social, 4) arrojó resultados de aprendizaje deficientes dado que siempre se ha priorizado a la enseñanza por sobre la promoción de aprendizajes y 5) las autoridades educativas han adoptado posturas represivas hacia los docentes y, lo que es peor, de desprestigio al magisterio. Los adversarios a esta medida por parte del ejecutivo federal, argumentan que con ella se violenta la constitución, sin embargo no quieren razonar en torno a que desde el momento en que se impuso la reforma peñista, se han cometido violaciones de manera sistemática a los derechos y garantías de los maestros, yendo esto en contra de lo constitucionalmente establecido.

Otras bondades que tiene el dejar sin efecto la actual reforma, es la indicación del jefe del ejecutivo para que; 1) se ponga en libertad a los maestros que participaron en las movilizaciones magisteriales en contra de la Reforma Educativa, 2) indemnización a los familiares de los maestros que perdieron la vida por la represión que sufrieron al manifestarse en contra de la imposición de la reforma y 3) reinstalar a los maestros cesados por negarse a presentar las evaluaciones punitivas.

Concluyo, las manifestaciones ante esta medida fueron variadas, desde quienes la aplaudieron hasta quienes la han rechazado argumentando inconstitucionalidad; les pregunto a los puritanos de la constitución –legisladores, juristas, integrantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), etc.- ¿por qué no consideraron inconstitucional la imposición de la reforma peñista?, misma que violentó muchos derechos y garantías del magisterio, ¿por qué permanecieron callados ante tantas atrocidades?. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70