Las + Recientes

Política de seguridad: sin piso, guerra de humos

Política de seguridad: sin piso, guerra de humos

Una acción de gobierno se puede medir en todo el transcurrir de su realización y en los efectos esperados. Así, se puede valorar el diseño de la política, en el cual podemos observar si existe un diagnóstico, una correcta definición del problema y una serie de hipótesis causales que servirán de base para elaborar la estrategia. Por ejemplo, en la estrategia de seguridad de los últimos gobiernos había importantes errores de diseño; por ejemplo, definían el problema de seguridad como “falta de capacidades de operación de las policías”, lo cual trajo como consecuencia que la estrategia se centrara en aumentar los recursos en capacitación de policías, pagar exámenes de confianza y comprar equipo de contención. Se hizo lo que la estrategia indicaba y, todos sabemos, nada bueno resultó. El problema estaba mal definido: se trataba de un componente, no el problema mismo. En el diseño, la propia estrategia dice el tiempo en el cual se pueden esperar resultados e impactos (cambio de la realidad). Si es cosa de capacitar y uniformar policías, el resultado es relativamente pronto; pero si el problema se define como “la concentración de factores criminógenos”, entonces no podemos esperar resultados en un año. Así las cosas, lo que debemos observar (primero) es el diseño de la política de seguridad en el gobierno de AMLO.

Sin embargo, creemos que el Gobierno Federal manda señales encontradas: por un lado, promete resultados en los efectos últimos en 6 meses; y por otro, señala que la solución está en atacar las causas. Algo incompatible. Y al mismo tiempo, observamos a una oposición que ha tomado el tema de seguridad como la forma de desinflar la popularidad del presidente a fin de mejorar sus resultados electorales al 2021. Por tanto, la oposición hará dos cosas: picará piedra en cada evento de violencia contra el gobierno de Morena y esperará a los 6 meses para desplegar una campaña que señale el fracaso del gobierno. Por ello, creemos que el nuevo gobierno debe pensar mejor las cosas: ¿en serio cree que en 6 meses tendrá resultados en la disminución de homicidios dolosos? Y aun más importante: ¿en 6 meses atenderá las causas de fondo de la delincuencia? Creemos que ambas cosas padecen de un mal cálculo. En 6 meses es imposible tener mejoría en los resultados finales. Se puede tener avance en los indicadores de gestión y en los instrumentos para cambiar la realidad, pero en 6 meses no se puede cambiar esta realidad tan compleja. ¡Imposible!

Además, se debe construir una buena estrategia de comunicación para hacer entender a la población cómo se irá avanzando en los resultados: en 6 meses pueden tener listo el aparato institucional para actuar, y exhibir desde ahora los indicadores de dicho avance. Y luego, en otro tiempo más, los componentes sociales del problema estarán atendidos y, en unos dos años más, se podían ver ya resultados finales o impactos en la realidad. Esto es, hay muchos tipos de resultados y con su tiempo cada uno de ellos. La base es el diseño. Pero un detalle: no conocemos el diseño de la política de seguridad, sólo se ha publicado una presentación de 19 diapositivas. ¿Entonces? Si no se presenta dicho instrumento de planeación, esperaremos un debate caótico sin referentes objetivos que den piso seguro al mismo. Será pura política mediática: guerra de humos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70