■ Comentarios Libres La Reforma Educativa de AMLO

■ Comentarios Libres La Reforma Educativa de AMLO

Quedé muy sorprendida cuando el pasado miércoles leí en los medios: “AMLO ordena dejar sin efecto la reforma educativa. Mediante un memorando dirigido a la secretaría de Gobernación; Educación Pública y Hacienda y Crédito Público, ordena a estas dependencias del Poder Ejecutivo, a dejar sin efecto todas las medidas en las que se haya traducido la aplicación de la llamada reforma educativa, aprobada en el sexenio pasado”.

¡Glup!
Me formulé estás preguntas: AMLO… ¿no tiene asesores? ¿no quiere asesores? ¿no hace caso a sus asesores? ¿no necesita asesores? ¿sus asesores carecen de voluntad para orientarlo?

Es cierto que el presidencialismo mexicano se mantiene fuerte. No se ha debilitado a pesar de las dos alternancias de partido que sufrido el gobierno en este siglo XXI: la del año 2000-2012 con los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón y, la del 2018 con AMLO. Pero también es cierto, que dentro de este sistema, constitucionalmente se encuentra establecido el principio de la división de poderes y, en virtud de esto, cada uno de ellos tiene explícitamente señaladas sus facultades.

Así, tenemos el equilibrio de poderes; el contrapeso entre los mismos, con el objeto de evitar los excesos y abusos.

De esta manera, encontramos que el Poder Legislativo, tiene señaladas sus facultades en el artículo 73 de la Carta de Querétaro; el Poder Ejecutivo, en el numeral 89 y para el Poder Judicial, las indican los artículos 102, 103, 104, 105, 106 y 107 del mismo texto.

Como titular del Poder Ejecutivo, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, no tiene constitucionalmente facultades para legislar, porque esta es propia del Poder Legislativo.

Tiene, es cierto, facultades extraordinarias para legislar. Pero solamente en dos únicas materias: 1.- En los casos de restricción o suspensión de los derechos humanos y las garantías, como lo indica el primer párrafo del artículo 29 de la CPEUM. 2.- En materia de Importación y de exportación, conforme lo señala el párrafo segundo del numeral 131 de la misma Constitución.

Para ejercer estas dos facultades, de manera previa, el Presidente deberá contar con la aprobación y la facultad del Congreso de la Unión respectivamente.

Sin embargo, la materia educativa, no se encuentra incluida en ninguno de los supuestos anteriores. No se refiere a restricción o suspensión de derechos humanos ni tampoco, está relacionada con la importación y la exportación.

Con el memorando que giró AMLO a sus propios subordinados: Olga Sánchez Cordero (SG): Esteban Moctezuma (SEP) y a Carlos Urzúa (SHCP), no solamente El está violentando la Ley Suprema, sino que ordena su desacato.

El memorando girado el pasado martes, es entonces anticonstitucional.

Bien. En otro orden de ideas. Estoy totalmente de acuerdo en que la reforma educativa emprendida por Enrique Peña Nieto, fue en realidad una reforma laboral, fundamentada en EL PACTO POR MEXICO que el día 2 de diciembre de 2012 firmaron: el propio Presidente Peña; Gustavo Madero Muños (Presidente del PAN); Cristina Díaz Salazar (Presidenta interina del PRI) Y Jesús Zambrano Grijalva (Presidente del PRD). Uno de los acuerdos fue: por una educación de calidad y con equidad, con tres objetivos definidos: a). Aumentar la calidad de la educación básica, reflejándose esto, en el resultado de las evaluaciones internacionales como PISA; b).- Aumentar la matrícula y la calidad de la educación media y superior; c).- recuperar la rectoría del Estado Mexicano, en el Sistema Educativo Nacional.

Fue una reforma al vapor: Peña Nieto presentó la iniciativa que fue aprobada por la Cámara de Diputados el 20 de diciembre de 2012 y por el Senado el 21 del mismo mes y año. En febrero de 2013, fue declarada constitucional por el Poder Legislativo Federal; promulgada por el Ejecutivo el 25 del mismo. Al día siguiente fue publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Obviamente que esta reforma no resolvió el problema educativo. Lo dejó de lado porque, no se tomaron en cuenta las opiniones de los maestros que son uno delos actores del proceso enseñanza-aprendizaje dentro del aula.

Por supuesto que debe derogarse…..o abrogarse….o “dejarla sin efecto” como se dice.

Sin embargo, el memorando firmado por AMLO y enviado a sus subordinados, no es el procedimiento. La iniciativa de ley ya se encuentra en el Poder Legislativo. Se debe atender al proceso que sigue su curso en el Congreso de la Unión, para que se determine en los debates de ambas Cámaras si es procedente o no; si harán cambios a dicha iniciativa; o, la dictaminarán en sus términos.

No entiendo la precipitación de AMLO…

Vea usted fino lector: aprobada que sea la iniciativa de ley en la Cámara Revisora correspondiente, pasará al Ejecutivo para, también su aprobación. Pero, Él tiene su derecho a vetarla y devolverla de nuevo a las Cámaras, para su nuevo debate.

En el peor de los casos y, suponiendo que el Poder Legislativo insista en la iniciativa vetada por el Presidente, éste, con todo el poder que le dio el electorado y que incluye al Congreso de la Unión, podría cabildear con los partidos opositores o, con alguno que otro legislador muy despistado… ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70