El groove metal representa una gama muy extensa de sonidos; tal vez nunca terminemos de experimentarlo: Adrián Santana

El groove metal representa una gama muy extensa de sonidos; tal vez nunca terminemos de experimentarlo: Adrián Santana
Cowboys From Monterrey, durante su concierto en Zacatecas. Fotos: ARACELI RODARTE SOLÓRZANO
  • Hacer un tributo a una de mis bandas favoritas, Pantera, es una responsabilidad muy grande, sostuvo el vocal de Cowboys From Monterrey
  • Al principio era latente la idea de pensar “no sé si seré capaz de hacer esto en vivo” y de hacer un set completo, pero poco a poco “fui agarrando las riendas mentales”
  • Hacer una lista de 18 o 19 temas es muy demandante físicamente, expuso; actualmente, Cowboys From Monterrey tiene montadas entre 26 y 27 canciones
  • Cowboys From Monterrey y Arlington Groove dieron concierto en Zacatecas; la primera presentó 2 temas que no había tocado antes, 25 years y Slaughtered
  • Arlington Groove, para la que Zacatecas significó el primer escenario donde tocó en vivo, presentó el equivalente a un EP y comenzó en esta ciudad a promocionar el sencillo Open casket smile

“El groove metal es uno de los subgéneros del rock y el metal más interesantes. Una de sus características es la gama muy extensa de sonidos; puede sonar muy potente y agresivo, y a la vez, rítmicamente hablando, muy atractivo. Probablemente, nunca vamos a terminar de experimentar y de tocar todo lo que involucra el groove”.

Con estas palabras dichas en entrevista exclusiva, Adrián Santana, vocalista de la banda tributo Cowboys From Monterrey y de la agrupación original Arlington Groove, definió el estilo musical al que se enfocan ambas bandas, mismas que estuvieron en Zacatecas el pasado 23 de marzo, concretamente en el Stage Pub Bar “Amsterdam Spot”.

Dicho eso, continuó que dentro del groove es posible escuchar a diferentes artistas como Jimi Hendrix, hasta llegar a mediados de los años 70 con Black Sabbath, “y pasando por ese tipo de géneros que aparentemente son muy distintos pero están entrelazados por cuestiones ideológicas muy pequeñas, llegas a conocer a bandas muy potentes como Pantera. Puedes tener mucha facilidad para generar diferentes gamas de música respetando el mismo género del grupo. Por lo general, el groove metal se caracteriza por los riffs de guitarra muy elaborados pero, a la vez, naturales. En cuanto a bandas, puedes escuchar bateristas bien preparados, con influencias de blues y stoner. Es una paleta muy extensa”.

Adrián, quien ofreció la entrevista exclusiva a este medio tres días antes de estar en Zacatecas, expresó que en esta visita, “aparte de la música que vamos a llevar, queremos dar una experiencia explosiva al público. Es una fecha que hemos estado esperando. Es como cuando tienes a tu hijo y lo estás cuidando y lo alimentas, y de repente llega el primer día de clases en el kínder. Es una fecha muy especial para nosotros”.

A propósito de ello, así ocurrió con el recibimiento que las dos bandas de origen regiomontano tuvieron. El concierto fue iniciado por Arlington Groove, grupo que debutó con dicha presentación y que está conformado, a excepción de un músico, por los mismos integrantes de Cowboys From Monterrey, banda tributo a la extinta agrupación estadunidense Pantera.

En cuanto a Cowboys From Monterrey, Adrián mencionó que el tributo a Pantera y, por tanto, la banda, inició en 2013, luego de que la agrupación The Four Horsemen, en la que Adrián es también el vocal y la cual da tributo a Metallica (de allí su nombre), tuvo un par de fechas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde el propietario del bar de esas presentaciones le pidió un tributo a Pantera, a fin de programar después un concierto.

“Al principio sonó un poco descabellado. Anteriormente, había cantado cuatro o cinco canciones de Pantera entre amigos, pero nunca había considerado un tributo”. Sin embargo, a su regreso a Monterrey, propuso la idea a un par de amigos suyos, a lo que tuvo una respuesta positiva y comenzaron a preparar el set y a ensayar, y aunque no fueron a Nuevo Laredo, se dio la oportunidad para tocar en Monterrey, donde tuvieron buena recepción.

Hacer un tributo es “una responsabilidad grande, unos zapatos muy grandes para llenar, tanto por el lado de la música como por cuestiones técnicas de los instrumentos y la voz. De primera instancia, lleva a retos que probablemente de una u otra forma no se enfrentarían como músico, y de cierta manera siempre se tiene el peso del nombre de la banda en comparación con lo que se está haciendo, lo cual implica que muchas personas incluso se acercan por morbo”. Sin embargo, “de esa forma se crea un enlace con el tributo, con el nombre del grupo y con las canciones que tocas, se crea un vínculo de responsabilidad con las mejores intenciones y la forma más respetuosa de rendir un homenaje. De hecho –en el caso de Cowboys-, viene a ser más un homenaje que un tributo, ya que la banda –Pantera- está completamente extinta”.

Agregó que el hecho de hacer un tributo cambia en el músico la perspectiva de muchas cosas. “Llegué a cantar antes cuatro o cinco canciones de Pantera en alguna fiesta con amigos, y al momento de empezar a fraguar la idea de hacer un tributo completo, hubo muchas ocasiones en que no creí que fuera a ser capaz de hacer un set completo de Pantera, tomando en cuenta que por cuestiones de tiempo, de giras e incluso de energía y salud, los sets de Pantera no pasaban de 13 o 14 canciones. Hacer una lista de 18 o 19 temas es muy demandante físicamente”.

Pantera es una banda que, en lo personal, conocí en la secundaria y siempre ha sido de mis bases musicales, de mis ídolos. A la hora de preparar un tributo te involucras más, ves más videos, escuchas más música en vivo y empiezas a absorber muchas cosas que se te quedan, ideologías. Una cosa es escuchar a la banda; otra cosa es tocar covers de la banda de vez en cuando, y otra, una tercera opción un poco más compleja, es preparar un tributo e involucrarte lo más posible en él”.

Al respecto, Adrián mencionó que la parte más difícil de hacer este tributo-homenaje a Pantera fue el principio, pues conforme el grupo iba construyendo la idea y proponiendo temas, más era latente la idea de pensar “no sé si seré capaz de hacer esto en vivo”, pero poco a poco, con los ensayos, “fui agarrando las riendas mentales”. Esto lo digo muy en lo personal –afirmó-, ya que me siento muy afortunado de tener a los tres músicos en los instrumentos, quienes son muy preparados y reconocidos, y “me da la impresión de que para ellos no representó tanto reto”. “La principal dificultad fue, al inicio, el miedo. Es muy demandante; se requiere mucha energía, y después de una presentación terminas exhausto; necesitas uno o dos días para recuperarte”.

“Honestamente, interpretar un tributo a una de mis bandas favoritas es una responsabilidad muy grande, pero, hasta el momento, todo ha salido bien”, y ahora, después de cuatro o cinco años, la agrupación ha podido visitar varias ciudades como Saltillo y Torreón, en Coahuila, además de prácticamente todos los bares relacionados con rock y metal ubicados en Monterrey y área metropolitana; hasta hoy en día, Zacatecas ha sido la más lejana de su lugar de origen, y la banda no descarta la posibilidad de ir a Estados Unidos.

Más aún, mediáticamente, hace un par de años, una página de Facebook extranjera, denominada Todo acerca de Pantera, posicionó a Cowboys From Monterrey en el puesto número uno dentro de una lista de 10 o 15 bandas que hacen tributo a Pantera a escala mundial (donde se mencionaban bandas de Estados Unidos, Sudamérica y Rusia), y subió un video de ella.

Cabe mencionar que una de las bandas más longevas de Adrián –quien tiene cerca de 23 años tocando en bandas-, y la cual hasta hoy en día sigue activa, es la ya referida The Four Horsemen, la cual tiene entre 22 y 23 años de trayectoria y tiene actualmente programadas varias presentaciones, incluyendo Nuevo Laredo.

Asimismo, en 2013 inició una banda original llamada Turbulence y se conjugaron las presentaciones en vivo, donde, al parecer, algunas personas encontraron mucha influencia en la voz de Adrián con la de Pantera. Allí fue cuando se empezó a montar la idea, por sugerencia externa. Turbulence se tomó un año sabático que le sirvió para montar la música de Arlington Groove y grabar, lo que dio oportunidad para que esta última lograra tener el sencillo masterizado. Por su parte, Turbulence retomó su carrera desde octubre pasado, con la idea de reactivarse a partir de mediados de 2019.

Del tributo a Pantera, Cowboys From Monterrey, integrada por Gary Zidnes, en guitarra; Koche Gonzales, en bajo; Gerardo Cervantes, en batería, y Adrián, en voz, tiene montadas entre 26 y 27 canciones, aunque aún no graba un álbum con ellas. El set que tiene montado, que se conforma de entre 18 y 19 canciones para un concierto de dos horas y media, es a partir del quinto álbum de estudio de Pantera Cowboys from hell hasta el noveno y último disco de estudio, Reinventing the Steel; así, de cada uno de esos álbumes, tiene montadas tres o cuatro canciones, aunque de Vulgar display of power tiene montadas un número mayor, unas cinco piezas, disco del que, además, hace unos cuatro años la banda interpretó todos los temas.

Cowboys From Monterrey, nombre basado en el disco de Pantera Cowboys from hell, fue además pensado porque sus integrantes querían darle una identidad de su lugar de origen, ya que la idea, en principio, era tocar fuera de Monterrey. “Fue improvisado, a la vez que un poco rebuscado, pero después se quedó pegado como calcomanía y nadie repeló”.

En su concierto en Zacatecas, Cowboys From Monterrey presentó dos temas que no había tocado antes, intitulados 25 years y Slaughtered, ambos del disco de estudio de Pantera denominado Far beyond driven.

Respecto a Arlington Groove, para la que Zacatecas representó el primer escenario donde tocó en vivo, se trata de una banda que inició hace dos años “con los llameos y con los ensayos”. Adrián mantenía contacto con Christian, el ahora guitarrista del grupo –así como, a veces, de­ The Four Horsemen y Cowboys From Monterrey-, quien en ese entonces tenía un bar en el Barrio Antiguo, donde constantemente tocaban, y por ende, estaban en comunicación, planeando fechas e ideas para diferentes eventos.

Así, entre principios y mediados de 2016, Christian le preguntó a Adrián en cuántas bandas tocaba en ese tiempo, ante lo cual le propuso formar Arlington Groove, tras enviarle sus ideas en guitarra. “Me mandó dos o tres audios. En el primer track que escuché, que es guitarra sola, grabada con su celular en la sala de su casa, le dije inmediatamente ‘ya tengo al baterista y la línea melódica para la voz, incluso ya tengo un nombre de la banda guardado’, y así fue como empezamos”.

El nombre Arlington Groove nació, pues, antes de comenzar los ensayos con Christian. Adrián ensayaba con unos amigos músicos suyos –un guitarrista y un baterista- que lo contactaron para un proyecto nuevo, donde la idea era que él cantara. “Nos conocimos en el primer ensayo y aparentemente todo pintaba bien. El guitarrista tocaba súper potente y el baterista también tenía mucha idea. Así, empezamos a mandarnos archivos con ideas y música; el guitarrista me pasaba guitarras grabadas y yo intentaba recortar o usar las mejores partes a mi criterio para armar una canción, y uno de los archivos que me envió se llamaba Arlington Groove y me brillaron los ojos, me llamó bastante la atención el nombre y lo propuse a dicha banda, pero no le agradó, y ésta, además, no logró consolidarse. Me traje el nombre, y cuando Christian me contactó le propuse este nombre”. Ese nombre era el de un archivo que le había puesto aquel músico sólo para identificarlo.

Dicho nombre le atrajo a Adrián, además, porque Arlington es la ciudad texana donde nacieron los hermanos Abbott (guitarrista y baterista de Pantera) y el groove es el género que llegó a ser reconocido como el fundado por Pantera. Con ello, “rendimos respeto a nuestras influencias. De una u otra forma, podría decirse que Arlington Groove es un nombre que tomé prestado”.

Arlington Groove, integrada por Adrián, en la voz; Christian Dean Raven, en la guitarra; Gerardo Cervantes, en la batería, y Miguel Pérez, en el bajo, ya tiene un álbum, pues fue una de las proyecciones ideológicas propuestas por Adrián al fundar la banda. Christian es el guitarrista y autor de innumerables canciones prácticamente terminadas en cuanto a la base musical, la guitarra. De esta forma, hasta ahora, la agrupación tiene entre siete y ocho canciones sólidas, de las cuales están grabadas unas cinco, más un cover de Pantera, y el sencillo que comenzaron a promocionar en Zacatecas, intitulado Open casket smile, mismo que ya está masterizado y cuenta con un video lyric en redes sociales; el resto de estos temas está grabado como demo, por lo que falta remezclar; sin embargo, estos músicos trabajan para tener listo el álbum completo a más tardar a mitad de este 2019, a fin de que esté en diferentes plataformas, aunque no en físico. Recientemente, han empezado a ensayar nuevas ideas.

Arlington Groove presentó en Zacatecas el equivalente a un EP durante cerca de media hora, con cinco o seis temas. Se trató, como ya se refirió, de música completamente escrita por esta banda, incluyendo el sencillo que actualmente promociona. Brindó metal extremo al estilo de Lamb of God o de bandas de black metal de la vieja guardia, con influencias groove, por supuesto.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70