Buenas nuevas

Buenas nuevas

Hace días, esta columna se despidió deseando a todos feliz semana, después de un exabrupto cascarrábico por algunas anomalías demasiado visibles en el entorno y en el diario devenir del paisaje urbano citadino y que tenían que ver con nimiedades como la seguridad viandante entre seres vivos, máquinas para el desplazamiento de los organismos que las conducen y otros factores que tienen que ver con la topografía de las rúas y la belleza del paisaje urbano. Nada personal, simplemente berrinches porque la gente se pone a pensar ante lo evidente de la problemática que si las personas que están siendo pagadas y no solucionan los problemas de su ejercicio, entonces, ¿qué carambas hacen ahí?

Afortunadamente, parece que la crítica coincide con un programa de rehabilitación de calles que alientan la esperanza de que algunos servidores públicos empiecen a servir para algo. Ya es hora de empezar a predicar con buenos ejemplos en el que el modelo a seguir sea el del ejercicio honesto y eficaz de las asignaciones en la administración pública. Se reconocen los esfuerzos como el que durante la semana anunció el gober con una inversión cauta, pero inversión al fin, que ayude a mitigar el diario suplicio de los citadinos en su tormentosa relación con aceras, baches, túmulos y personas poco educadas ya sea a pie, en bicicleta o conduciendo vehículos de motor. Así que, en ese sentido, tuvimos una semana feliz.

Pero la felicidad, no se detuvo ahí. El Sector Salud y la Unidad Académica de Veterinaria (espero no haberla regado con el nombre) sacaron la cara por el Gobierno del Estado y la Universidad Autónoma de Zacatecas con el programa de vacunación antirrábica pública, gratuita y generalizada. Se desconoce el dato sobre el número de vacunas aplicadas, pero si se aventaja la del año anterior, entonces superará las treinta mil dosis. Independientemente de los resultados numéricos, gratifica observar un montón de hechos sobresalientes y más si se ejecutan ordenada y coordinadamente. El cuidado de los animalitos que conviven con las familias es tan importante como cualquier otro proyecto destinado para mejorar la calidad de vida y la salud pública. Fue sobresaliente el desempeño de los estudiantes de Veterinaria de la UAZ, tocando todas las puertas invitando a la población a vacunar a sus criaturos y constatar varios módulos con jóvenes haciendo muy bien su trabajo. Enhorabuena, Gobierno de Zacatecas y Universidad Autónoma de Zacatecas, da gusto verlos haciendo bien las cosas.

También debe rescatarse la buena disposición de los ciudadanos para presentarse con sus mascotas a las áreas de vacunación. Hubo una participación cívica de alto valor que enmarcó y adornó con broche de oro a esta participación. Este tipo de experiencias colectivas –e inter especies- hace realidad las expectativas sobre una convivencia armónica entre la gente, su gobierno y su universidad.

El Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) anunció el Festival Cultural y todo mundo se prepara para asistir a sus eventos favoritos, los cuales ofrecen amplia variedad para todos los gustos. Parece que, al menos, la mayoría de la gente piensa que el programa está equilibrado. Cuando menos, no ha habido la misma brincadera de tantos críticos denostando a los espectáculos seleccionados, los gustos de los que seleccionan, escenarios, calendarios y tantas calamidades que atormentan a las tiernas conciencias criticonas. Todo parece indicar que ha habido menos ruido y se espera que haya muchas nueces. De cualquier modo, queriéndolo o no, gustando o no, la disposición para asistir a todos los eventos está latente y vigente. Solo se espera que no falte agua en la ciudad y que alguien se ponga las pilas y no presenten al turismo local y foráneo a la bizarra capital destazada en canal y con las venas abiertas.

Otra buena, los pasados días 22 y 23, la Subdirección de Difusión del IZC sorprendió al respetable con dos espectáculos teatrales de gran nivel en el Teatro Ramón López Velarde, La Marquesa de Sade y Proyecto Fausto. La gente que tuvo la fortuna de ver alguno de los espectáculos o ambos, emitió comentarios favorables, aunque quedaron sorprendidos por la duración de la primera, alrededor de tres horas, un libreto extenso e intenso, vestuario, caracterización y maquillaje sobresalientes. Se emitieron comentarios muy favorables a la puesta en escena, actuación y escenografía. La segunda pieza cumplió con el doble propósito de hacer una presentación tradicional y una intimista cumpliendo con decoro este intento. El elenco cumplió con un gran trabajo. Se rescata una buena, en ambos casos el espectáculo fue gratuito. La mala, debe hacerse más difusión y aprovechar espectáculo y escenario para atraer a estudiantes de enseñanza media superior y superior así como a diversas instituciones de asistencia.

La última buena noticia que se comenta es que hay en Zacatecas un Consejo Zacatecano de Protección al Ambiente (CONZAPAM) que por lo mostrado hasta ahora con el desempeño de sus integrantes y las acciones realizadas, hace abrigar esperanzas de que por fin se empiezan a abrir los ojos ante las vicisitudes ambientales que históricamente ha padecido esta tierra que parece que nació para sufrir. Como dicen los morros, habrá que cambiar el chip. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70