Posibilidades, riesgos ¿y roturas?

Posibilidades, riesgos ¿y roturas?

Aquí estamos, aquí seguimos, continuamos o emprendemos, ¿son intentos para ligar a nosotros el futuro y continuar la vida, no como es, sino como queremos que sea? Punto clave del presente, al actuar, qué generamos, de no hacerlo, ¿qué tanto pesa la continuidad, al futuro posible, si hay alguno? Y el entorno, ¿cómo es, cómo está? ¿Será propicio para la vida o más para la muerte? La realidad de la vida y la televisión, vinculan su cotidianidad, ¿la alternan? Ternura y violencia se suceden tanto, como la vida y la muerte. Llantos y sonrisas, alternan en sucesión interminable, veces hasta en simultaneidad, ¿cómo soportar y no romperse?

Algo pasa y no funciona para generar la paz y la tranquilidad, como si la inequidad y la inquina estuvieran en el fondo, ¿del mundo? ¿Del vivir? ¿Qué se genera más ahora, el amor o el dolor, la riqueza o la pobreza, la igualdad o la desigualdad? Lo cierto, la ruta de la felicidad, ¿qué tan trizada está y de qué y para qué sirven en este vivir, la educación y la cultura? O los sentimientos, ¿amor, odio, desamor?
Con todo esto y más, ¿cómo afecta a la República, a la cosa pública? No todo son tragedias o glorias de o entre particulares, individuos sencillos o complejos, sabios o ignorantes, lúcidos o perversos, tiernos o violentos. Lo importante, ¿qué prevalece en su ciudad, en su barrio, en su colonia, en qué momento y por qué? Un transeúnte va y de pronto topa con un tasajeado en su camino. Impredecible, indecible, ¿cómo pudo ser eso? ¿Qué hilos, qué equilibrios rotos lo llevaron hasta allí?

Ni siquiera la pregunta cabe, ¿qué falla en la sociedad, los pastores, las ovejas? Más allá de la vida, y la metáfora, ¿tan débiles están los hilos de la vida, el amor y la fe cívica como para prevenir y evitar, surja o se provoque dolor? Si el dolor hace daño, Más allá de los sentimientos, ¿qué se hace prevalecer? ¿Dónde quedó lo cívico, lo político, lo moral y su capacidad modular la estridencia y la inequidad? ¿La religiosidad se salva, nos salva cualquier religiosidad? ¿Existe la religiosidad cívica?

En otro orden de vida y sociedad, en lucha.
P. ¿Está Venezuela en condiciones de no recibir ayuda humanitaria o estarían dispuesta a recibirla de organismos internacionales?

R. El presidente dijo a los embajadores europeos que si quieren colaborar que desbloqueen ustedes 1.600 millones de Euroclear, que tiene sede en Bruselas. O que nos den créditos, que lo vamos a pagar con intereses, para compensar el bloqueo de Estados Unidos. Eso es lo que pensaría uno de la Unión Europea, que surja un Jean Monnet y su espíritu y todo lo que surgió después de la Segunda Guerra Mundial contra el fascismo y las imposiciones. Nosotros tranquilamente podemos pagar por lo que necesitamos.

P. ¿Afirma que en Venezuela no hay una crisis de escasez de alimentos y medicinas?

R. Cómo no puede haber carencias en algunos productos si tenemos un bloqueo. Los costos de este año de las sanciones superan, con la eventual confiscación de Citgo, los 30.000 millones de dólares. Evidentemente tiene que haber algunas limitaciones. La UE, el Gobierno español, la ONU, deberían hacer lo que hicieron en Cuba después de casi 60 años: pedir el fin del bloqueo. La hiperinflación puede tener un componente de un 25% de responsabilidad del Gobierno venezolano, pero el 75% es inducida por un tipo de cambio que ponen en unas páginas web.

P. Siempre hablan del enemigo externo, de la guerra económica, pero ¿qué han hecho mal ustedes, qué concesiones están dispuestos a dar?

R. Las concesiones las tienen que hacer de afuera. Nosotros estamos dispuestos a recibir la ayuda al desarrollo de la ONU, a que nos permitan tener acceso a los créditos internacionales con flexibilidades de pago. Pero no hay la mínima oferta.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70